Conéctate

La mirada y la palabra

La mirada y la palabra: La Cultura oficial zacatecana

Redacción

Publicado

en

Poco se habla y se aborda analíticamente la actividad cultural gubernamental zacatecana en los medios de comunicación. Pareciera que su presencia es solamente testimonial, aunque a veces se ubica en los linderos de lo social.

La prensa en general no se ocupa de forma crítica y analítica sobre el proyecto cultural zacatecano, quizá por una falta de ponderamiento sobre su importancia o porque en definitiva, nos rebasa la problemática gubernamental, de inseguridad o política de nuestro entorno.

Pero ello no justifica que no atendamos el tema cultural que es reflejo de nuestra visión del estado y que conjunta, una de las actividades más trascendentes de todo gobierno, por el involucramiento social que ello comprende.

Sin embargo los gobernantes no dan la importancia debida al tema del desarrollo y promoción cultural, aunque ha habido muy pocas excepciones.

El tema cultural es llevado a los linderos del espectáculo y se ha alejado de la promoción de la vida cultural estatal y de la promoción de las actividades innovadoras artísticas, musicales, plásticas, que vienen a enriquecer esta expresión de nuestra sociedad contemporánea.

En la administración pasada se criticó desde la toma de protesta del gobernador Miguel Alonso a la “Cultura espectáculo”, pero no solo se cayó en lo mismo que se criticó, sino que se terminó haciendo de la promoción cultural una especie de actividad frívola, comercial y de aplauso fácil.

Los gobiernos han basado el éxito, por ejemplo, de los festivales culturales, en la contratación onerosa de artistas de éxito comercial y con el lleno de la Plaza de Armas, el sitio por excelencia de la realización de las actividades de este acontecimiento anual.

¿En qué momento de la promoción cultural estamos en Zacatecas?

El criterio no ha cambiado ni se ha modificado pero tiene un factor adicional:
Se realizan cambios en los museos más importantes y que albergan el patrimonio cultural más rico del estado, pero sin una explicación y menos, sin información sobre las medidas para aplicar relevos.

En algunos casos, como el museo Goitia, se cambia a la directora de amplia experiencia y trayectoria, pero también con una rica agenda de actividades museísticas que le han dado proyección a ese recinto cultural.

No es el único caso, otros espacios recientes experimentan la misma medida, como en la Ciudadela del Arte, en el Teatro López Velarde, el Museo Manuel M. Ponce, aunque en el Rafael Coronel no se pudo efectuar el relevo, no porque hayan valorado el trabajo de muchos años del director, que lo tiene,sino porque el propio pintor Rafael Coronel se opuso al cambio.

¿Por qué el director del Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” no transparenta los motivos del cambio en los museos?

La ausencia de respuesta o de información motiva algunas explicaciones: quizá por rencillas personales; o para incorporar a “recomendados o recomendadas” carentes de una experiencia para dirigir a museos que forman parte de la riqueza cultural, pero que además exigen preparación, formación, capacitación para asumir esa responsabilidad.

En el ámbito cultural no se nota al “gobierno diferente”, tampoco un estilo o criterio de proyectar a la cultura a nivel nacional o internacional. Lástima, había una gran expectativa en el pianista Alfonso Vázquez Sosa, pero hasta este momento ha resultado ser más de lo mismo.

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

La mirada y la palabra

La mirada y la palabra: La 63 legislatura, un nudo de contradicciones

Redacción

Publicado

en

Mal empieza la 63 legislatura zacatecana con una serie de contradicciones que evidencia no solamente la falta de claridad en un tema toral para la sociedad mexicana: la transparencia, sino que además, afloran las proclividades añejas que siempre tienen un denominador común: el dinero.

El dinero a nadie le sobra, pero es más digno cuando se gana con el sudor de la frente que con el sudor de otra gente. Es el caso de los legisladores zacatecanos. Tienen un sueldo que se traduce en una dieta onerosa y además, unas “herramientas legislativas” de las que se apropian para abultar sus bolsillos.

El tema de las llamadas popularmente “herramientas legislativas” fue un tema que el entonces diputado por Morena de la 62 legislatura, Luis Medina Lizalde, puso no solo en el ojo del huracán, sino en el debate para desaparecerlas, por su manejo opaco y discrecional con un fuerte tufo a corrupción.

Y se logró el objetivo. La pasada legislatura borró ese recurso extraordinario al que muchos diputados disfrazaron con empresas fantasmas y facturas apócrifas para “justificar” gastos millonarios. Se ordenó una investigación para deslindar responsabilidades, pero nunca se reveló el resultado.

Así que muchos creímos que ese millonario recurso que se traduce en algo así como 22 millones de pesos extraordinarios, ya no se repartirían tan alegre como opacamente entre los diputados zacatecanos, pero nos equivocamos.

Los políticos siempre tendrán un recurso para engañarnos, para manipularnos y para salirse con la suya. Hicieron una “reasignación” del recurso y esa cantidad se disolvería en gastos de representación, viáticos y pagos de asesores, entre otros.

Pero cuando el tema sale a la luz pública y se descubre, emergen las explicaciones camerales, los detalles, el desglose y con ello, las contradicciones.
Los diputados y diputadas de la 63 legislatura no saben qué hacer con esa cantidad millonaria. ¿Cómo esconderla? ¿Cómo repartirla sin que nadie se entere?

Y lo que hacen es repartir culpas, pelearse y sobre todo, responsabilizar a la prensa para, según ellos, desinformar a la opinión pública.
Mal comienzo de esta 63 legislatura.

Seguir leyendo

La mirada y la palabra

La Mirada y la Palabra: El congreso y su nueva sede

Redacción

Publicado

en

Apenas el cuatro de septiembre el Notario Público Tarcisio Félix Serrano se apersonaba en la sede del congreso del estado. Frente a él, sentados en una mesa redonda los miembros de la Comisión de Régimen Interno y
Concertación Política de la 62 legislatura lo miraban expectante.

El notario púbico número 7 había llegado acompañado por el Secretario de Administración del gobierno del estado, Jorge Alejandro Escobedo Armengol, para obtener las firmas de los legisladores respecto al contrato de “donación condicional” de 22 mil 391 metros ubicados en Ciudad Gobierno, en donde se construiría en un lapso no mayor de cinco años la nueva sede del Poder Legislativo de Zacatecas.

Faltaban solamente tres días para que concluyera el período de la 62 legislatura y la firma del “convenio condicional” se pactaba como un triunfo en la ruta de concreción de la nueva sede legislativa.

Pero pasó apenas un mes y unos cuantos días cuando viene un cambio de jugada por parte del Poder Ejecutivo. El gobernador Alejandro Tello Cristerna le da una vueltereta a la propuesta inicial.

La semana pasada le propuso a la incipiente 63 legislatura que mejor aprovechen el elefante blanco del Centro Cultural Toma de Zacatecas que lleva más de dos años en el abandono y en un progresivo deterioro, para que lo adapten y esa sea la nueva sede del Poder Legislativo zacatecano.

Sin mostrarse un proyecto integral que avale la viabilidad de adaptación de la sede legislativa, el mandatario planteó la propuesta a los diputados para que aprovechen las instalaciones del edificio, que fue inaugurado entre goteras y charcos de agua en su interior por el ex gobernador Miguel Alonso Reyes.

No se tomó en cuenta tres factores que son importantes a considerar: la construcción aún está bajo observación de la autoridad auditora; se encuentra ubicado en Guadalupe, Zacatecas y no en la capital del estado y además; se sitúa en una zona llena de colegios que complican fuertemente el tráfico, además de que no cuenta con un estacionamiento adecuado y suficiente y no hay rutas de transporte urbano.

¿Quién asesoró al gobernador con esta genial idea?

¿Quién insiste en impulsar esta propuesta que a todas luces es inviable y manifiesta una seria contradicción en el convenio condicional firmado con la 62 legislatura?

Seguir leyendo

La mirada y la palabra

La mirada y la palabra: ¿Quién gobierna en el municipio?

Redacción

Publicado

en

El municipio de Guadalupe, uno de los de mayor crecimiento poblacional del país y el segundo más poblado del estado, atraviesa por una severa crisis de gobernabilidad debido a la falta de liquidez financiera, pero también por la ausencia de una conducción de su administración municipal.

Con una deuda que el nuevo alcalde de Morena, Julio César Chávez Padilla estima en aproximadamente 850 millones de pesos, mostró su insolvencia para pagar de forma completa la quincena de los trabajadores del departamento de Limpia, quienes se negaron a laborar sin una remuneración.

De acuerdo a declaraciones el año pasado del entonces presidente municipal priista, Enrique Flores Mendoza, en el municipio se recaudan aproximada y diariamente 180 toneladas de basura, lo que significaría que se dejaron en la calle y en casas, unas 540 toneladas más las de este día sumarían 720 toneladas de desechos al amanecer del lunes.

Para colmo de la crisis de basura que sufre el municipio, esta mañana fueron tomadas desde temprana hora las instalaciones de la presidencia municipal guadalupense.
¿Quién gobierna en Guadalupe?

La primera opción en la resolución del problema fue la iniciativa del alcalde Julio César Chávez Padilla de salir personalmente a recoger basura en algunas camionetas particulares, lo que a todas luces es insuficiente para solucionar una problemática que rebasa su capacidad recolectora.

Más preocupados por tomar fotos y algunos videos, su equipo de colaboradores trataron de revertir de esa manera la problemática que aqueja a los ciudadanos, pero sin lograr cumplir su objetivo.

¿Cuántas bolsas de basura cargó el alcalde? No se sabe porque en las fotos se aprecia muy mínimamente la acción.

Sin embargo se omitió el fin de semana informar sobre las gestiones que realiza el presidente municipal para gestionar, por ejemplo, el adelanto de una partida presupuestal para pagar la quincena que adeuda a los trabajadores del departamento de Limpia.

En pocas palabras, el alcalde guadalupense debió evitar el paro de labores y mostrar sus habilidades de negociación y de gestoría de recursos, pero perdió esa oportunidad; su acción se enfocó más hacia el campo mediático, en el que se ha movido más desde antes de llegar a gobernar al municipio.

Mal empiezan los alcaldes a los que el conflicto los ha alcanzado desde el primer día de labores y de gobierno. Guadalupe y Zacatecas encabezan una problemática laboral que, aunque distinta, el fondo es el mismo: la falta de capacidad inicial para conducir las riendas de estas demarcaciones municipales.
¿Y a qué hora van a gobernar?

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto