Conéctate

Código Político

Código Político: Alerta en Zacatecas

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online

El 19 de diciembre de 2016 los medios de comunicación zacatecanos informaban de un macabro hallazgo en las inmediaciones del centro de la cabecera municipal de Juan Aldama.

Eran aproximadamente las cuatro de la tarde de aquel día cuando elementos de la policía municipal descubrieron en el interior de una camioneta GMC Equinox, cinco cuerpos de mujeres que presentaban perforaciones por armas de fuego de grueso calibre.

Un año antes el entonces gobernador del estado y actual director de Fonatur (Fomento nacional al Turismo de la Secretaría de Turismo federal), Miguel Alejandro Alonso Reyes, había dicho en su Quinto Informe de Gobierno que “la seguridad está de regreso” a Zacatecas. Nada más falso que esa frase.

Desde la campaña del año 2010 Alonso Reyes había prometido y comprometido frenar la ola de inseguridad que ya asomaba sus primeros narcobloqueos y hechos de alto impacto en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe, en Jerez, Río Grande, Villanueva, Jalpa, Sombrerete, Fresnillo y otros municipios.

Invirtió más de 4,000 millones de pesos para contener la inseguridad pero fracasó. Sólo en el discurso la detuvo.

El actual mandatario priista Alejandro Tello Cristerna también observó desde su campaña política en 2016 que dos temas eran los que demandaban los zacatecanos: seguridad y empleo y firmó un contrato para comprometer su solución.

Hasta el momento no se ha logrado: el año 2017 fue el más violento en Zacatecas, donde se registraron 1,221 homicidios (dolosos y culposos), de acuerdo a la información que proporcionó la Procuraduría de Justicia del estado.

Al desglosar las cifras el número de homicidios dolosos ascendió el año pasado a 724, lo que significó el 21.5% más que el 2016, hechos en los que el crimen organizado estuvo involucrado en el 89.5% de los casos.

Tello Cristerna había dicho antes de su toma de posesión del 12 de septiembre de 2016 que designaría a un civil al frente de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, pero después de su entrevista como gobernador electo con el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), General de División, Salvador Cienfuegos, cambió de parecer.

Su primer secretario de Seguridad Pública fue un militar oaxaqueño pero nueve meses después de su nombramiento, el general Froylán Carlos Cruz fue destituido por la falta de resultados en el combate a la violencia.

El actual secretario de Seguridad Pública, Ismael Camberos Hernández, de amplia trayectoria en la Policía Federal, próximamente cumplirá 14 meses al frente de la dependencia responsable de combatir a la delincuencia en el estado, pero los resultados aún no son los esperados.

La violencia no cede y de acuerdo a su comportamiento, podría ser igual o superior a la registrada el año pasado.

De acuerdo a los registros de los medios de comunicación la violencia en el estado ha tomado un giro distinto. Cada vez participan más menores en los hechos de impacto y el número de mujeres menores de edad asesinadas va en ascenso. El secuestro, la extorsión y las violaciones sexuales acaparan los índices del semáforo rojo.

El 20 de julio de este año las redes sociales se estremecieron ante la desaparición de la niña Sanjuana de apenas nueve años de edad. La red social WhatsApp se inundó con mensajes y reenvíos de reportes. La niña había salido de su casa en la popular colonia Gavilanes, ubicada en uno de los polígonos de alta peligrosidad en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe, para hacer una compra en la tienda y ya no regresó.

Tres días después el cuerpo de la pequeña fue hallado en un lote baldío del municipio de Guadalupe.

Pero existe otro fenómeno que va consolidando preocupantemente su presencia en el mapa criminal del estado que, hace 20 años, gozaba de una fama de tranquilidad social: el feminicidio.

La diputada perredista María Elena Ortega dio a conocer que en lo que va del año se han cometido 18 feminicidios, de los cuales 12 están debidamente documentados en el Sistema Nacional de Seguridad y seis no están registrados.

De acuerdo a información de la Fiscalía General de Justicia en el año 2016 se registraron 13 feminicidios; en 2017, 14 y en lo que va de este año, el número es muy superior al comportamiento de este fenómeno criminal.

De acuerdo al Banco Estatal de Datos sobre la violencia contra las mujeres, los 14 feminicidios cometidos durante 2017 se desglosan de la siguiente manera: cuatro en Fresnillo; tres en Zacatecas capital; uno en Río Grande; tres en Guadalupe; dos en Loreto y uno en Pinos. Este portal aún no reporta los registrados este año en el estado.

El pasado miércoles ocho de agosto el gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, dio a conocer la autorización de Alerta por Violencia de Género en el estado por parte de la Secretaria de Gobernación.

La alerta tiene vigencia en todo el estado y fue generada a petición del gobierno zacatecano, incorpora medidas de prevención, seguridad, justicia y protección para las mujeres en el estado.

Grupos feministas independientes reclaman que esta alerta no sea solo una simulación gubernamental.

Al tiempo

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Código Político

Código político: Cambios en el equipo de Tello

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomzac)
Director general de Pórtico Online

Obligado para darle un nuevo cauce a su gobierno, Alejandro Tello Cristerna ejecutará este lunes algunos cambios en el equipo de su administración, lo que podría reorientar la política interna y social del gobierno zacatecano.

Sin embargo los cambios que hará el mandatario estatal vienen precedidos por filtraciones en su propio equipo de trabajo, lo que generó una mayor especulación en algunos medios de comunicación locales y por ende, un desgaste en la decisión del Ejecutivo.

Los cambios anunciados meses atrás y que la prensa zacatecana obligó al gobernador a proponer que se harían efectivos después de su Segundo Informe de gobierno, fueron aprovechados por algunos miembros de su gabinete para desgastar una decisión gubernamental.

Quizá el gobernador no se ha percatado del daño que le causó a su decisión la filtración de la información, el manejo de algunos nombres que lesionan aún más la relación con quienes deberán abandonar a la administración estatal.

La semana pasada durante la realización del Foro Estatal de Consulta Participativa en una Educación de Calidad el gobernador Tello Cristerna recibió pitidos y abucheos de un sector de los asistentes, lo que independientemente de los radicalismos del magisterio disidente, evidenció también la falta de interlocución y prevención de este tipo de escenarios.

Finalmente este lunes el mandatario estatal dará a conocer los cambios entre los que se encuentran los relevos en la Secretaría General de Gobierno, en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y en la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ordenamiento Territorial.

Estos cambios los debe aprovechar el mandatario estatal para fortalecer la política interna, la previsión de escenarios de conflicto, la negociación con los actores gremiales, partidistas y sociales, es donde mayor desaprobación ha recibido su administración.

La actual secretaria general de Gobierno, Fabiola Gilda Torres Rodríguez, puso su empeño en mantener los equilibrios político sociales y resolver los conflictos que se han generado en Zacatecas de índole sindical y empresarial, pero la falta de eficientes operadores políticos impidió mantener los acuerdos para disiparlos.

Torres Rodríguez atendió con criterios muy firmes los conflictos que se le presentaron, pero le faltó proyectar con mayor eficiencia el resultado de sus esfuerzos, mientras que por otro lado, un reducido grupo de colaboradoras y colaboradores la encapsularon y le impidieron un mayor contacto con el resto del equipo de la dependencia, lo que le impidió tener una visión más realista del entorno y mejores resultados.
Es por ello que el relevo en la Secretaría de Gobierno demanda el cambio total de la estructura político burocrática, porque no ha demostrado eficiencia en la atención de los conflictos y en la conducción de la política interna.

Sí se concreta la versión de que el actual coordinador jurídico del gobierno estatal, Jehú Eduí Salas Dávila es quien llegará a la mencionada secretaría, deberá establecer un nuevo método de atención a la conducción de la política interna, recurso que no le podrán ofrecer los actuales subsecretarios y directores de área.

Salas Dávila es un joven funcionario que fue asesor del gobernador Alejandro Tello durante su paso por el senado de la república, lo que demuestra la confianza y el apoyo político depositado en esta decisión, factor imprescindible en cualquier responsabilidad y en especial, en la Secretaría General de Gobierno.

En la Secretaría de Desarrollo Social también habrá relevo, Otilio Rivera Herrera, quien por mucho tiempo ocupara la dirigencia del Frente Juvenil Revolucionario del PRI y que en 1998 se decidiera por la campaña de Ricardo Monreal Ávila (1998-2004) por el PRD y después, regresar al priismo de la mano de Miguel Alonso Reyes (2010-2016), deberá seguramente tomarse un tiempo de reflexión.

La Sedeso de Zacatecas requiere un ajuste que le permita dejar atrás la imagen de una dependencia de operación política electoral, de una maquinaria que con recursos públicos condiciona los apoyos a la población, para que se incline hacia la preferencia de un partido político o candidato en tiempos electorales.

En cuanto a la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ordenamiento Territorial hay que hacer todo, empezando desde barrer las escaleras como se hace usualmente, de arriba hacia abajo. La estancia de Ismael Solís Mares en esta dependencia no aportó nada al proyecto de gobierno actual.

Los cambios en la dirección del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (Sedif) también podrían tocar esta puerta, pero hasta la semana pasada no se había tomado una decisión en firme.

Hasta el momento la actual directora Yadira Galván ha hecho un trabajo social comprometido, pero las versiones internas que se generan en el círculo cercano a la presidencia del DIF estatal, podrían estimular un relevo en esa área.

Alejandro Tello pretende reorientar el rumbo de su administración gubernamental, consolidar un equipo de trabajo ajeno a las influencias externas, desprovisto de compromisos políticos que se generaron durante la campaña electoral y conformar un equipo de mayor identidad y pertenencia política y personal.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: Los nuevos alcaldes y la realidad

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online

Este 15 de septiembre los 58 presidentes municipales zacatecanos rindieron protesta en medio de un nuevo escenario político y social, en el que prevaleció el optimismo por la nueva etapa que se inicia, pero también acusaciones de corrupción.

La nueva geografía política municipal se conforma de la siguiente manera: El Partido Revolucionario Institucional gobernará 19 municipios; la coalición Por Zacatecas al Frente integrada por Acción Nacional, el PRD y Movimiento Ciudadano lo hará también en 19; en tanto que la coalición Juntos Haremos Historia de Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social (PES) lo hará en diez ayuntamientos, mientras que el Partido Verde en cuatro y Nueva Alianza en cuatro también.

En este nuevo escenario regional el Partido del Trabajo gobernará en un municipio y el recién creado partido estatal PAZ para desarrollar Zacatecas también gobernará un ayuntamiento.

¿Cuál es la realidad que encontrarán los nuevos alcaldes zacatecanos?

Estimo que son tres los temas que deberán enfrentar los presidentes municipales del período 2018-2021 y que terminarán su mandato a la par del actual Ejecutivo del estado:

1.- Las finanzas municipales deterioradas e insuficientes

2.- Una creciente inseguridad

3.- La falta de oportunidades laborales.

En el primer rubro la gran mayoría de las presidencias municipales carecen de unas finanzas sanas, debido a varios factores pero en especial, a causa del crecimiento de su nómina, del desorden administrativo y la falta de recaudación municipal.

En este sentido por lo menos, ha dicho la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres Rodríguez, son diez los ayuntamientos que están en bancarrota financiera y dos que su crisis los ha llevado a la desestabilidad social: Villanueva y Trancoso.

La inseguridad en los municipios va acompañada de la insuficiencia de elementos policíacos preventivos y por ende faltos de capacitación y armamento, pero también de un creciente número de elementos del crimen organizado en la región, la gran mayoría jóvenes que son cooptados por estas bandas delincuenciales.

La presión de las células del crimen organizado en Zacatecas va desde la cooptación de elementos policíacos, hasta la demostración de poder de fuego y brutalidad en la ejecución de sus métodos criminales, para infundir miedo y temor entre la población y los gobiernos municipales y estatal.

Otro aspecto es la falta de oportunidades laborales para los jóvenes en los 58 municipios del estado, en donde a pesar de la propaganda gubernamental que promueve la generación de 16 mil empleos en dos años, es insuficiente para generar una planta industrial, comercial y de servicios que permitan un desarrollo armónico y sobre todo, el fortalecimiento de la economía doméstica.

Otro aspecto que se agrega a este panorama retador para cada uno de los nuevos presidentes municipales, es sin duda la expectativa política, la visión de cada uno de los alcaldes para transitar en el nuevo escenario nacional que encabezará el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a partir del uno de diciembre.

En la nueva relación con Zacatecas del próximo presidente en funciones hay dos personajes que serán torales: el coordinador de la bancada de Morena en el senado de la República, Ricardo Monreal Ávila y la senadora, Rocío Nahle García, próxima secretaria de Energía del gobierno federal.

En esta nueva conformación de expresiones políticas el senador Monreal lleva ventaja debido al trabajo político que ha hecho en el estado, en donde el municipio de Fresnillo que ya gobierna su hermano Saúl Monreal Ávila, es un aporte estratégico imprescindible.

Durante la toma de protesta del nuevo ayuntamiento fresnillense el gobernador Alejandro Tello convocó a la unidad de los zacatecanos.

Mi gobierno, dijo Tello Cristerna, ofrece al gobierno de Fresnillo ser receptivo, de puertas abiertas, gobernar sin distinción de banderas políticas.

Este mensaje de unidad lo llevó el gobernador a las sesiones solemnes de toma de protesta de los ayuntamientos en los que estuvo presente. El mensaje queda como parte del compromiso del respeto a la autonomía de los municipios pero sobre todo, abona a la no confrontación partidista.

En Guadalupe el presidente municipal Julio César Chávez Padilla mostró las armas que blandirá contra quienes llamó la mafia de la administración municipal que, de acuerdo a su discurso, se caracterizó por la corrupción y el saqueo de las finanzas públicas.

Chávez Padilla mostró desde la campaña electoral una confrontación que ralló en lo personal contra Enrique Guadalupe Flores Mendoza y, ahora al asumir el cargo de presidente municipal, refrenda el choque que seguramente, será un distintivo en el primer año de su administración, lo que lo distraería de su función de gobierno.

En Fresnillo Saúl, el tercero en gobernar bajo el sello Monreal Ávila, gobernará bajo la sombra de su hermano Ricardo si es que no logra destetarse del jefe de familia, pues si quiere aspirar a una carrera política sólida, tendrá que crecer con luz propia y madurez.

El caso de Ulises Mejía Haro es complicado. La sombra de su padre Antonio, candidato perdedor por la gubernatura con Miguel Alonso Reyes (2010-2016), meterá ruido a un presidente capitalino carente de experiencia en el sector público y político, con una idea más empresarial que social del quehacer municipal.

¿Quiénes de los nuevos alcaldes zacatecanos lograrán posicionar e impulsar sus carreras en la vida pública estatal?

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código político: El Segundo Informe y sus definiciones

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

El gobernador del estado Alejandro Tello Cristerna rindió su Segundo Informe de gobierno, en un escenario cien por ciento local que rompió con dos aspectos: regresar la comparecencia del Ejecutivo al congreso y cerrar su gobierno al ámbito doméstico.

La austeridad marcó el ambiente del informe gubernamental. No asistieron invitados especiales de otras entidades y menos aún, de la dirigencia nacional priista.

En otros informes gubernamentales asistía la dirigencia nacional del partido gobernante en el estado y además, el presidente de la República enviaba a un secretario de despacho como su representante, pero en esta ocasión se mandó a un subsecretario de Comunicaciones y Transportes.

También en otros años la asistencia de gobernadores de otras entidades federativas hacían acto de presencia, pero esta vez no arribó uno solo.

La ausencia de la dirigencia nacional priista es harto significativa. En el rito priista significaría no solo un alejamiento sino un desprendimiento de su lideresa, Claudia Ruiz Massieu.

Si el gobierno invitó a la dirigente y esta lo desdeñó o si acaso no fue invitada, ambas consideraciones son negativas para una administración de extracción priista.

Pero el alejamiento no solo correspondería a una dirigencia tricolor sino también a una presidencia de extracción priista, puesto que desde Los Pinos se envía a un representante de segundo nivel al informe, lo que se interpreta como un desdén por parte del presidente Enrique Peña Nieto, quien de esa manera no manifiesta ningún compromiso con el gobierno zacatecano.

Este escenario de alejamiento entre dirigencia nacional priista y presidencia de la Republica con un gobierno de extracción tricolor, podría llevar a un rompimiento del gobernador Tello Cristerna y a un mayor acercamiento con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. quien a partir del uno de diciembre entrará en funciones.

Pero el problema que tiene el mandatario estatal es la fortaleza política. Hasta el momento, a dos años de su quinquenio, no ha mostrado el control sobre el estado y menos aún, un mejoramiento de su imagen pública y de su interlocución social. Todo lo contrario.

Tello Cristerna no ha distinguido las diferencias entre la administración pública y el ejercicio del poder. Entre administrar y mandar; entre mandar y controlar para orientar la función pública y la trascendencia transquinquenal.
Sin embargo el gobernador Tello Cristerna se autodefine como un hombre de Estado. En el mensaje final de su Segundo Informe, especificó que “mi prioridad es Zacatecas y su gente, desde aquí extiendo mi mano sincera y declaro mi disposición para trabajar de forma articulada con el próximo gobierno federal”.

Lo anterior implica asumir su responsabilidad por el bienestar social, política, económica y cultural de sus gobernados, por encima de los intereses de su partido.

El gobernador zacatecano también marcó límites políticos y estableció una fuerte crítica para los morenistas: “Aquellos que durante décadas señalaron errores del sistema, hoy están obligados a hacer participar a Zacatecas de una verdadera justicia social, necesitamos el apoyo decidido del gobierno federal y de los legisladores, llegó el momento de demostrar con hechos”.

El argumento del Ejecutivo del estado es el siguiente: “somos un estado deficitario, cada año requerimos apoyos extraordinarios cercanos a los 2 mil millones de pesos para poder cumplir simplemente con el pago de nómina en salud y educación. Dijo que el desarrollo y crecimiento de Zacatecas está limitado por esta realidad.

Esta situación puede cambiar, solo si el próximo gobierno federal da a Zacatecas el trato que los zacatecanos merecemos, esperamos y exigimos, condicionó.

Por otro lado la crítica social ha hecho mella en el gobernador Tello Cristerna. En los últimos meses ésta ha arreciado en distintos ámbitos, sobre todo en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, particularmente por el tema de la inseguridad en el estado, pues más allá de la percepción, los datos del INEGI y del Semáforo Delictivo han colocado al estado entre los de mayor incidencia .

A pesar de lo anterior, Tello Cristerna apuntó en su informe que “pese a los complicados momentos que hemos vivido, Zacatecas está en el lugar número 27 de 32 estados en cuanto a incidencia delictiva”.

En este contexto el mandatario estatal señaló: me uno a las voces de los ciudadanos en decir no más a atentar contra la tranquilidad de la sociedad, no más lucrar con el dolor de las familias, basta del uso político de una situación de país que nos duele a todos, cualquier actor que señale sin actuar es parte del problema”.

Y de inmediato agregó: no más descalificaciones como propuesta, ya no más erigirnos en jueces y verdugos a la vez.

En los próximos días el gobernador hará cambios en distintas áreas de su equipo de trabajo, pero no se observa una nueva estrategia que aminore la crítica social y mediática de la que es objeto a dos años de su administración.

El problema que tiene es que a partir del uno de diciembre el gobierno morenista tomará las riendas del país y de los estados a través de su estructura político-burocrática y el de Zacatecas será de los primeros rebasados, sobre todo si consideramos que los principales municipios están en manos de Morena, empezando por la capital del estado.

No hay mucho tiempo para tomar decisiones y definiciones.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Lo más visto