Conéctate

Código Político

Código Político: El agotamiento multipartidista

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Los partidos políticos entrarán en una recta de transformación en los próximos meses luego de la consolidación y oficialización de las cifras de captación electoral, lo que significaría una suerte de desaparición de algunos y de transformación en la marginalidad de otros.

El resultado electoral que favoreció al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) bajo la batuta de Andrés Manuel López Obrador, pegó en el centro de los partidos políticos que tendrán poco tiempo para iniciar la publicación de sus convocatorias para la renovación de sus dirigencias.

Sin embargo otros, luego de conocer la consolidación de los resultados electorales del domingo pasado, iniciarán los trámites administrativos y políticos de su desaparición del escenario electoral.

Una de las grandes sorpresas que pondría en riesgo la desaparición del Partido de la Revolución Democrática, fue su baja captación de votos en la elección presidencial.

El PRD nació el cinco de mayo de 1989 como una fusión de partidos y organizaciones sociales de izquierda como el Partido Mexicano Socialista de México (PMS); el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT); el Partido Socialista Unificado de México (PSUM); el Partido Popular Revolucionario (PPR); el Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP); Unión de Izquierda Comunista (UIC); y una fracción que se desprendió del Partido Socialista Unificado de México (PST).

Todas estas expresiones político sociales se fusionaron con los ex dirigentes del PRI encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Enrique González Pedrero y otros, que se habían desprendido del sistema autoritario partidista en demanda de democratización en sus procesos de selección de candidatos, para conformar la corriente crítica priista.

Habría que recordar que en 1988 el Frente Democrático Nacional que encabezaba el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, había encabezado un gran movimiento nacional que logró aceptación electoral en las elecciones que fueron consideradas como un gran fraude que llevó a Carlos Salinas de Gortari a la presidencia.

El final del PRD empezó a escribirse cuando la corriente de los llamados “Chuchos” se apoderó de la dirigencia y empezaron las negociaciones con Luis Videgaray Verdad para firmar elPacto por México al lado del PRI y de Acción Nacional, para iniciar el proceso de aprobación en el congreso de las llamadas reformas estructurales.

Paralelamente Andrés Manuel López Obrador pondría los clavos al ataúd perredista al escindirse de este partido e iniciar una ruta de coalición con el Partido del Trabajo, lo que finalmente lo conduciría a la formación de Morena, su propio partido.

La historia y el recorrido de lucha electorales del PRD dieron un vuelco brusco que lo colocan en riesgo de perder su registro, al obtener 2.8 % de los votos nacionales, uno de los resultados más bajos de su historia.

Empero gracias a la captación electoral de 5.29% por diputaciones, logra salvar el registro. En la votación por senadurías obtuvo 5.3% de las preferencias electorales equivalente a dos millones de votos.

El partido Nueva Alianza (Panal) obtuvo una votación muy baja en la elección presidencial con solo el 1.8% y el Partido Encuentro Social (PES) 2.68 por ciento, lo que los coloca en la posibilidad de perder el registro.

El Partido Verde Ecologista de México captó 1.77% y Movimiento Ciudadano 1.76% en la elección presidencial, lo que los coloca también en la posibilidad de la pérdida del registro, de acuerdo al artículo 94 de la Ley General de Partidos.

El Partido Verde Ecologista de México es también uno de los partidos más afectados por la baja captación electoral presidencial, lo que coloca a su actual dirigente, el zacatecano Carlos Puente Salas, en una de las derrotas electorales más estrepitosas, lo que le acarreará un costo político en sus intenciones de contender por la gubernatura en su natal Zacatecas.

Fundado en 1986, en el año 2000 el Verde negoció políticamente con Acción Nacional para formar la denominada Alianza por el Cambio que llevó a la presidencia a Vicente Fox Quezada, pero en el 2003 inició sus alianzas con el Revolucionario Institucional, la cual atraviesa por su peor momento, pero ya se observan algunos coqueteos con Morena, en especial del grupo Salinas.

Las elecciones presidenciales del 2018 en las que Morena arrasó electoralmente a sus adversarios traerá una serie de reacomodos en las dirigencias de los partidos, hoy divididos como es el caso de Acción Nacional y el Sol Azteca.

En el PAN Ricardo Anaya logró uno de los cismas políticos más importantes en la historia de la designación de un candidato presidencial. La lucha por el control en la dirigencia panista ya empezó entre las distintas corrientes albizules.

Mientras tanto el PRD se ubica entre la extinción y la marginalidad política, puesto que la mazorca se irá desgranando progresivamente, ya que los viejos fundadores y los advenedizos se irán formando para incorporarse a Morena, quien captará a toda esa expresión de una izquierda cada vez más desdibujada por una búsqueda del poder que antepone los principios y la dignidad política.

El escenario que hoy se vive es parte del agotamiento del multipartidismo mexicano.

Al tiempo.

 

 

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Código Político

Código Político: ¿Cómo llamar a estas elecciones?

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online

Precedidas por un escenario preocupante debido a los altos índices de violencia en el país y por una ola de asesinatos políticos, las elecciones presidenciales serán recordadas por varios motivos, pero sobre todo, por la gran expectativa que generaron entre la población y en las redes sociales, que jugaron un papel preponderante.

Algo similar sucedió en el año 2000 cuando la población mexicana generó una gran expectativa, por el cambio que demandó para que el PRI saliera de Los Pinos y terminara esa hegemonía que para muchos fue considerada como una dictadura de partido.

Vicente Fox logró capitalizar esos vientos de cambio en la democracia, que apareció como un ventarrón en las urnas que logró la alternancia en la presidencia de la república, aunque después, al paso de los años, volcó en una gran decepción interminable.

En este proceso electoral las redes sociales jugaron un papel predominante y aparecieron los recursos tecnológicos que fueron puestos al servicio de las estrategias de los contendientes, para orientar el voto o para confundir al electorado.

La aparición de Verificado, en el que participaron varias empresas de comunicación, inhibió en cierta forma la proliferación de noticias falsas en las redes sociales, pero además fue un recurso para evidenciar la veracidad de algunas de las respuestas de los candidatos presidenciales durante los tres debates que organizó el Instituto Nacional Electoral (INE).

Algo que también se observó fue la retransmisión que hizo la televisión abierta de las noticias o memes que estimaron de mayor impacto o interesantes, lo que sin duda fortaleció la influencia de las redes sociales.

De hecho muchos candidatos utilizaron la producción de videos en redes sociales para promover sus campañas, los cuales alcanzaron miles algunos y millones otros, de vistas o reproducciones, lo que constituyó un instrumento eficaz cuando fue bien utilizado, lo que debe ser analizado con calma.

Algunos videos fueron didácticos para explicar algunas informaciones o denuncias en contra, en tanto que otros fueron producidos para posicionar a candidatos. Algunos fueron hechos por empresas profesionales y otros de forma casera, con una pobre producción y falta de ingenio.

En este contexto hubo dos redes sociales que jugaron un papel distinto desde el punto de vista informativo: Instagram y WhatsApp, fueron los nuevos instrumentos que jugaron un rol importante desde el punto de vista de la segmentación de los mensajes, puesto que la primera estuvo enfocada más hacia los jóvenes y la segunda hacia la población madura, aunque también los jóvenes la utilizaron para comunicar mensajes o comentarios.

El caso de WhatsApp es muy interesante porque es una red social personalizada, en la que la creación de grupos genera una sinergia directa y mayor penetración de sus mensajes que se emiten y por lo tanto, las informaciones registran una gran credibilidad y penetración.

 ¿Qué aprendimos de esta elección?

Esta pregunta me la hizo un querido amigo periodistas y la verdad me hizo reflexionar un poco más allá de las tendencias electorales, de las encuestas tan manipuladas, de las cúpulas partidistas metalizadas y pragmáticas; más allá de las tecnologías y de las redes sociales, porque es donde debemos centrar nuestra reflexión.

Ignoro qué aprendizaje le dejó esta elección a quien pudiera leer estas líneas, pero a mi me dejó una profunda preocupación: los mexicanos votamos con los sentidos pero no con la razón.

En esta ocasión muchos coincidimos, los mexicanos estamos enojados con el partido que gobierna en la actualidad por todo lo que ya se ha dicho y publicado, por la corrupción, la insultante y lastimosa impunidad, la ineficacia, etcétera y por eso, se vota en contra del PRI y de su candidato.

Pero los mexicanos, está claro hasta este momento, votan con los sentidos, con las emociones y no con la razón. El voto razonado no existe en esta elección presidencial, lo que sin duda acarreará costos en diversos ámbitos de la política, de la administración y de la res pública.

Tampoco vota de manera informada o crítica, sino por simpatías, antipatías, gustos; afectos o miedo. Son emociones, sensaciones, pero no vota por la razón o la información a la que tiene acceso.

Con eso me quedo, a final de cuentas también lo mío es emocional, porque lamento que no podamos crecer como sociedad. Mientras sigamos votando de esta manera, seguirán apareciendo los redentores, los guapos y las bonitas, pero no los hombres de Estado capaces de conducir al gobierno, sea federal o estatal, hacia mejores niveles.

Seguiremos perdonando y odiando, pero no avanzado.

Con eso me quedo.

¿Cómo llamarle a estas elecciones?

Yo les llamaría las elecciones de la rabia.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código político: La salida de Amalia y la próxima extinción del PRD

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

La ex gobernadora de Zacatecas y ex dirigente nacional del PRD renunció a su militancia partidista y sin duda, la decisión de Amalia García Medina constituye uno de los últimos clavos de este partido político que hoy va en alianza electoral presidencial con el PAN y Movimiento Ciudadano.

En entrevista con http://porticoonline.mx/ la ex gobernadora de Zacatecas (2004-2010) habló del distanciamiento con la dirigencia nacional perredista y lo honesto, comentó, es que yo cierre ese ciclo, lo que finalmente trascendió este fin de semana.

A la ahora ex perredista no le gustó la firma del PRD en el Pacto por México, ante lo cual comentó en la mencionada entrevista que la dirigencia en funciones “no me representa”.

Por otro lado en la carta que este fin de semana dirigió a Manuel Granados Covarrubias, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRD y que fue reproducida por distintos medios de comunicación digitales y en redes sociales, la ex perredista puntualiza lo siguiente:

“Hago referencia en esta carta, entre otras cosas, a uno de los hechos más graves que han acabado con el dominio de la nación sobre sus recursos energéticos, porque me resulta inadmisible que se propongan constituir un gobierno con quien fue partícipe relevante de ese golpe a nuestro país, y que su participación no haya sido parte del análisis en el momento de la decisión sobre la candidatura a la presidencia de la república”.

De esa manera la zacatecana plantea su desacuerdo en la alianza electoral con Acción Nacional que impulsa la candidatura de Ricardo Anaya, a quien responsabiliza de violar el Reglamento Interior de la Cámara de Diputados durante su presidencia de la mesa directiva de la LXII legislatura en la aprobación de la reforma energética en el año 2013.

El perredé fue fundado el cinco de mayo de 1989 por una fusión de partidos de izquierda y de movimientos sociales progresistas que, con la participación de un grupo de militantes del PRI que se aglutinaron en la corriente democráticaformaron este partido político.

Precisamente congeniar a las distintas corrientes ideológicas y doctrinarias ha sido uno los grandes problemas de este partido político, que hoy se encuentra en picada en el actual proceso electoral.

Prácticamente todos los partidos políticos han registrado desprendimientos en algunos de sus liderazgos, pues la búsqueda del poder y de las posiciones electorales, han marcado la ruta y las prioridades tanto de la militancia como de las dirigencias, olvidando principios y convicciones.

Sin embargo son tres los partidos políticos que más han resentido los desprendimientos: PRI, PAN y PRD, los partidos de mayor representatividad electoral en este momento, pero a partir del resultado del proceso electoral 2018 la correlación de fuerzas experimentarán un importante reacomodo.

De acuerdo a las tendencias electorales el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se constituiría en la primera fuerza electoral en México, pero con una debilidad muy notable que hoy pocos toman en cuenta, puesto que este partido de reciente creación tiene un fundador y único dueño: Andrés Manuel López Obrador.

A Morena le podría suceder lo mismo que a los partidos que han tenido un solo y único líder como al partido Chavista o al PT de Inacio Lula Da Silva, uno muerto y el otro en la cárcel, lo que debilitó a sus partidos políticos.

Ante la ausencia de López Obrador Morena entraría en una crisis de liderazgo ipso facto, lo que cambiaría radicalmente su estructura orgánica y su unidad, lo que constituye en este momento uno de sus debilidades latentes. Pero ese es otro tema.

En Zacatecas el PRD está a punto de profundizar también en una crisis de grandes proporciones que lo convertirá en un partido a punto de extinción, debido que a que su actual dirigente, Arturo Ortiz Méndez, se mantiene en la presidencia del comité de manera extemporánea pero además, la confrontación con algunas corrientes y con el candidato al senado, el ex alcade perredista de Guadalupe, Rafael Flores Mendoza, traerá consecuencias funestas después del 1 de julio.

Con Ortiz Méndez el PRD de Zacatecas, luego de haber gobernado al estado durante dos sexenios, profundiza una de sus crisis más notables que está a punto de llevar a este partido político a la marginación electoral, a causa del desorden, los abusos de algunos militantes que ponen y quitan a sus hijos o familiares y que ha perdido el rumbo de un partido de oposición independiente del poder.

Este fin de semana la renuncia a la militancia perredista de la ex gobernadora Amalia García Medina se convirtió en tendencia, en un clavo que penetra el ataúd de la actual dirigencia nacional del PRD, partido que prefirió jugar a la democracia de la mano del gobierno priista en turno y que hoy recoge lo que ha sembrado.

La desbandada de perredistas a Morena forma parte también de la simulación ideológica y de la falta de convicciones de una clase política que antepone la ambición personal, el apetito de poder, a la congruencia personal.

En el trasfondo del abordaje de perredistas a las filas o estrategias de Morena subyace también, un tufo de descomposición de la política mexicana.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código político: ¿Por quién votaré?

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Faltan solamente diez días para que las campañas electorales 2018 lleguen a su fin y el panorama no ha cambiado en lo absoluto, porque el mismo escenario que se dio al inicio es el que prevalece y la verdad, no es nada alentador.

Las campañas presidenciales son las que están marcando una tendencia muy fuerte en los procesos locales, pero no son las más emotivas y menos aún, las que den certeza de que el país pueda caminar con certidumbre en la transición democrática.

Son muchos los factores de la intranquilidad en este proceso electoral presidencial. Por ejemplo, los cientos de asesinatos que se han generado y la debilidad del Peso mexicano, que superó la paridad con el Dólar, al cotizarse a 20.4383 pesos.

No hay muchos motivos que fortalezcan nuestro optimismo, por un lado se observa la debilidad del partido gobernante y de su candidato que, aunque técnicamente es el más preparado, también es el más maniatado por un partido y una clase política priista que lo ha controlado desde un principio.

José Antonio Meade es un técnico bien formado académicamente y un burócrata que ha sabido obedecer las órdenes de dos presidentes, uno panista y otro priista, pero que no ha podido consolidar un perfil propio que conecte o persuada al electorado.

En cambio el panista Ricardo Anaya no representa el cambio que exigen los mexicanos, hastiados de la impunidad y la corrupción que se fortaleció durante el período presidencial de Enrique Peña Nieto.

El queretano es el símbolo del pragmatismo blanquiazul que hoy mantiene dividido a este partido que gobernó dos períodos presidenciales al país, y que lejos de concentrarse en la campaña de Anaya, los grupos panistas ya trabajan para el relevo en la presidencia del comité para desbancar a la actual dirigencia.

El empecinamiento y la perversidad de Anaya para controlar su designación como candidato en las elecciones presidenciales, no solo evidenciaron la antidemocracia en el proceso interno de selección, sino que hoy es su peor error en campaña.

Sin embargo Andrés Manuel López Obrador muestra la experiencia y fortaleza adquirida en 18 años ininterrumpidos de campaña presidencial, que le han permitido recorrer al país y crear su propio partido para enfrentar el actual proceso electoral.

Cuando estamos en la recta final de la campaña el 47% del electorado encuestado por Consulta Mitofsky piensa que Andrés Manuel López Obrador ganará la contienda, lo que es contrastante con el 37% que dijo que sí votará por él el 1 de julio, lo que a pesar de ello refuerza el crecimiento del tabasqueño, puesto que a inicio del presente año solo el 26% pensaba que ganaría la elección presidencial.

Esta percepción de que el triunfo de AMLO es inevitable tolera los desaciertos discursivos, el registro de polémicos personajes como candidatos al senado o a una diputación; la falta de propuestas sólidas y con argumentos factibles para combatir la pobreza, la inseguridad e incentivar la educación.

Esta creciente percepción le perdona también su lentitud para responder, la opacidad de sus ingresos, la antidemocracia en la selección interna de candidatos, el autoritarismo político y lo desaliñado de su personalidad.

¿Por quién votar?

El porcentaje de indecisos varía de acuerdo a la casa encuestadora, pero en términos

generales podríamos decir que van desde un 10% hasta un 38%, una porción del electorado que aún no decide por qué candidato emitirá su voto.

En contraste con las campañas en Zacatecas el entusiasmo es mínimo puesto que los perfiles de los aspirantes a una alcaldía o al congreso local, nunca lograron posicionar una imagen atractiva o un discurso convencedor, a pesar de los debates que han organizado tanto el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas (IEEZ) como universidades y cámaras empresariales.

Algunos candidatos zacatecanos han hecho el mejor de los esfuerzos, otros es la primera vez que incursionan en este tipo de procesos y su inexperiencia sale a flote, pero quienes tienen mayor experiencia decidieron “colgarse” de las campañas presidenciales y subirse a la ola de la preferencia electoral, en especial los contendientes de Morena.

Muchos electores zacatecanos acudirán a las urnas a emitir su voto pero con un pleno desconocimiento de los candidatos de su circunscripción o demarcación municipal.

En la recta final de las campañas electorales llega el mundial de futbol Rusia 2018 y el electorado tendrá más distractores que motivos para votar, así que las tendencias electorales que han publicado algunas encuestadoras ya no tendrán variaciones significativas en los próximos diez días que restan de campañas políticas.

¿Por quién votar?

Aún no decido mi voto.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Lo más visto