Conéctate

El “sheriff” anticorruptos de Zacatecas

pensó en falsificar la firma de su papá...

Salvador Villa dice que desde niño regresaba el cambio que le daban de más en la tiendita de la esquina.

Por Patricia Sánchez

El “sheriff” contra la corrupción en Zacatecas, Salvador Villa Almaraz intentó falsificar la firma de su papá en su vida como estudiante.

Y agrega: —Intenté hacerlo, debo confesar, pero no lo hice— cuenta mientras intenta disimular su nerviosismo esta mañana de miércoles en la capital del estado.

Aclara que la firma de su padre era tan complicada de imitar, que decidió abortar la misión.

Villa Almaraz es abogado por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y desde hace años se dedica a la materia anticorrupción.

Su nombramiento formó parte de los cambios que habrá para la transición de procuraduría a Fiscalía del Estado.

El pasado 23 de marzo, el Fiscal General de Justicia, Francisco Murillo Ruiseco, lo nombró como Fiscal Especializado en Anticorrupción, junto a Fátima Encina Arroyo en Delitos contra la Mujer; Martha Vázquez González en Derechos Humanos y Rosalinda Álvarez Mercado en Delitos Electorales.

El vigilante anticorrupción piensa que los abogados han sido estigmatizados como “gremio de profesionistas susceptibles a actuar más en base a dinero e interés”, pero aclara que “el servicio a la ciudadanía es nuestro valor principal”.

En su formación académica reconoció que tuvo maestros que no se comprometían al cien con la enseñanza. Sin embargo la impuntualidad de algunos mentores y su falta de interés, son para Almaraz un mal ejemplo de ética.

—¿Cuáles son sus ideales?, pregunta Pórtico.

— Desarrollarme profesionalmente, hacer cumplir la ley como está establecida y trabajar dignamente.

— ¿Tiene trabajadora domestica en su casa? ¿Le pagaría jubilación y prestaciones?

— Sí, sí tengo una persona que me ayuda, y como abogado he tenido la fortuna de ver algunos asuntos relacionados con trabajadores de servicio doméstico y como cualquier trabajo, tienen los mismos derechos.

El nuevo fiscal advierte que usará la cultura del diálogo cuando se trate de sancionar abusos de poder o mal manejo de recursos por parte de funcionarios.

—Es una cultura de diálogo, como saber qué está pasando con mi hijo que no me trae notas buenas, indica. Recuerda que padre nunca usó la violencia como un método para reprenderle.

El trabajo del fiscal deberá enfrentarse a la enorme percepción que tienen los zacatecanos sobre el problema de la corrupción local. Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG 2017), el 81.2 % de los ciudadanos del estado, siente que el problema más importante que aqueja la entidad es la corrupción y la seguridad.

Más del 90% de la población mayor de 18 años percibió que los actos de corrupción son muy frecuentes, 11 mil 109 habitantes de cada 100 mil experimentaron un acto de esta índole.

El “sheriff” dice que tiene olfato para detectar cuando haya faltas a la ley. Su trayectoria en contraloría y la Secretaría de la Función Pública le hacen sentir confianza en su nuevo puesto que implica un reto personal y laboral.

Salvador Villa dice que desde niño regresaba el cambio que le daban demás en la tiendita de la esquina.

La última multa que recuerda haber pagado fue en Nayarit por estacionarse en un lugar prohibido, “No fue de discapacitados, fue por un señalamiento de tránsito que no vi”.