Conéctate

Código Político

Código Político: ¿Le ayudará la alianza al PRI en Zacatecas?

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Después del registro de la coalición electoral del PRI y el Partido Verde Ecologista ante el Instituto Electoral de Zacatecas, emergieron muchas dudas sobre la fortaleza o no de la fórmula para enfrentar los comicios de este año.

Previo al registro visitó a Zacatecas el precandidato José Antonio Meade Kuribreña, quien entró al Centro Platero de Guadalupe, Zac., acompañado por el político y empresario radiofónico fresnillense, José Eulogio Bonilla Robles, en medio de un ambiente frío al que trataban de entusiasmar los jilgueros priistas que se desgañitaban por estimular a unos priistas que no lograron abarrotar el lugar.

El pasado martes 3 de enero y de última hora los dirigentes del PRI y del Verde en estado, Felipe Ramírez y Susana Rodríguez, registraron en el IEEZ “La coalición por Zacatecas” pero el gran ausente fue el Partido Nueva Alianza (Panal), quien decidió declinar la coalición.

Aunado a lo anterior el Revolucionario Institucional está experimentando serias transformaciones también en sus cuadros dirigentes. El primero de estos fue la renuncia al liderazgo estatal que hiciera Roberto Luévano Ruiz en el pasado mes de diciembre, para estar en condiciones de contender por una candidatura a diputación federal o local.

Otro cambio importante y estratégico, sin duda, es la designación de Jorge Romero Romero como delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI a Zacatecas. El hidalguense está de regreso a tierras zacatecanas y armará las candidaturas de los priistas a los distintos distritos electorales en disputa.

Apenas el pasado 24 de mayo el gobernador Alejandro Tello le había tomado protesta a otro hidalguense, a Joel Guerrero, como delegado de la Secretaría de Gobernación, quien es no solo el alfil del ahora aspirante al senado de la república, Miguel Ángel Osorio Chong, sino el principal orquestador de las negociaciones y definiciones políticas en Zacatecas.

Curiosamente Joel Guerrero llegó al estado como delegado del CEN priista durante la administración de Miguel Alonso Reyes, y después sería incluso el delegado con funciones de dirigente del tricolor en el estado.

¿Cuál será la capacidad de la actual dirigencia que encabeza Felipe Ramírez en la designación de candidaturas y en la conducción del proceso electoral 2018 en Zacatecas?

Como puede deducirse el grupo que influirá decididamente en la selección de candidatos es el del ex secretario de Gobernación, Osorio Chong, lo que sin duda limitará la apertura de una alianza electoral y condicionará la toma de decisiones. El grupo Hidalgo se fortaleció en Zacatecas.

Existe otro factor que modificará la prospectiva electoral en la toma de decisiones, puesto que la alianza signada entre el PRI y el Partido Verde en la Ciudad de México, también cambia el escenario de la apuesta electoral.

Uno de los afectados es sin duda el ex gobernador Miguel Alonso Reyes quien se aplicó desde el año pasado para impulsar su precandidatura al Senado de la república, debido a que la primera fórmula le corresponde al tricolor la candidatura y por equidad de género lo más seguro es que la actual diputada Claudia Anaya Mota la encabece y en cambio, la segunda fórmula quien lleva mano es el Partido Verde.

En este contexto y al hacer un poco de historia Miguel Alonso Reyes incorporó a regañadientes a Carlos Puente Salas en la Secretaría de Turismo de su administración estatal y por lo tanto, nunca lo apoyó en esa dependencia, sino todo lo contrario. Ni siquiera lo dejó nombrar a un subsecretario(a) y la administración financiera la controlaba el ex mandatario sin soltarle absolutamente nada a su entonces subordinado.

Cuando Carlos Puente quiso ser candidato al Senado Alonso Reyes se lo impidió para impulsar al actual gobernador Alejandro Tello, a la sazón, secretario de Finanzas. Con el apoyo y respaldo de su partido y del grupo Salinas, el hoy líder nacional del Verde logró ganar el escaño en la Cámara Alta, desde donde ahora, lleva preferencia en la propuesta de candidatura y seguramente, el ex gobernador se quedará en el camino con todo y su grupo.

Lo anterior beneficiaría al mandatario estatal en funciones quien de esa forma “natural” se quitaría de encima a su antecesor, quien no ha respetado las formas de la política local.

Si Alonso Reyes no logra acordar y consolidar una candidatura, por ejemplo, a la cámara de diputados, entraría en una zona de alto riesgo por los antecedentes de irregularidades administrativas que no ha solventado y por el quebranto a las finanzas que heredó. Un triunfo de la oposición en la Presidencia también lo colocaría sobre las cuerdas.

Así como algunos políticos zacatecanos ven declinar su carrera en una etapa del proceso electoral, hay otros que se fortalecen.

Aunado a lo anterior los votos del Partido Nueva Alianza no se irán a la coalición priista y seguramente, le harán mucha falta para poder garantizar o consolidar triunfos electorales. La pregunta que surge es: ¿Los votos del Panal beneficiarán formal o informalmente a Morena y por ende a Andrés Manuel López Obrador?

Otra de las alianzas que se debilitan en Zacatecas es sin duda la del PAN, Movimiento Ciudadano y PRD, a causa de los conflictos internos en estos tres partidos, sobre todo entre los albiazules y amarillos.

El caso que detonó esta semana fue el del relevo en la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática, en donde el principal factor de conflicto es Arturo Ortiz Méndez, quien no pudo conciliar un relevo sin sobresaltos, lo que sin duda confrontará a las distintas tribus perredistas.

A pesar de la crisis interna o quizá por ello, la designación de candidaturas se está haciendo a nivel central, en el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, en donde todo parece indicar que Pedro de León Mojarro, quien inicialmente se había pronunciado por registro como independiente, será quien encabece la fórmula por el Senado en Zacatecas.

El camino no será nada fácil porque Rafael Flores Mendoza no ha retirado sus aspiraciones electorales, y aunque el pleito entre ambos durante el proceso de selección de candidato a la gubernatura estatal estalló en una crisis interna, hoy la dirigencia nacional perredista pretende conducir la elección interna sin sobresaltos.

Flores Mendoza ganó el pleito por la candidatura perredista zacatecana al gobierno del estado en el 2016, pero no se ha podido reponer del desgaste sufrido por la derrota electoral.

Las coaliciones electorales, al menos en Zacatecas, no se aprecian fuertes, sólidas y sobre todo, unidas para la próxima contienda comicial.

Al tiempo

Código Político

Código político: ¿Qué pasa con Morena en Zacatecas?

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

El partido que fundó hace casi tres años su actual candidato y dueño, Andrés Manuel López Obrador, acusa los mismos vicios de un partido centralista en donde los procesos democráticos son inexistentes, al prevalecer los acuerdos cupulares y las negociaciones unipersonales.

Morena en Zacatecas está muy distante de ser un auténtico partido en donde se respire la libertad, la independencia ideológica y la autonomía política, debido a los vicios ancestrales que arrastra de un pasado pragmático y nebuloso.

¿A quién pertenece Morena Zacatecas?

Cuando pretendemos conocer algún partido político es necesario recurrir a su historia, a los orígenes que le motivaron su aparición, para poder entender los intereses que agrupa y defiende.

El Movimiento de Regeneración Nacional en el estado nace vinculado al ex gobernador Ricardo Monreal Ávila, un ex priista que se desprendió de ese partido político en 1998 porque le negó contender por una candidatura por la gubernatura estatal, lo que provocó dimitiera a más de 20 años de militancia tricolor y fuera acogido por la dirigencia perredista a cargo de Andrés Manuel López Obrador en ese momento.

Desde entonces Monreal Ávila procuró un vínculo estrecho con el actual presidente y fundador de Morena, a quien le ha apostado su futuro político desde hace varios años, lo que también ha provocado que el zacatecano vaya de un partido a otro, como parte de una estrategia acordada con López Obrador.

Monreal Ávila ha transitado del PRD al Partido del Trabajo y de ahí a la fracción de Movimiento Ciudadano en el senado de la república, para finalmente aterrizar en Morena.

Es por ello que Morena es dominada por un amplio sector del llamado Monrealismo en Zacatecas en donde sus hermanos David y Saúl Monreal Ávila son pieza clave en el entramado de la estructura política y territorial de la organización. El primero es senador de la república y el segundo, candidato a la presidencia municipal de Fresnillo.

Sin embargo los hermanos Monreal han encontrado una especie de tope al interior de Morena Zacatecas que encabeza el actual diputado Luis Medina Lizalde, coordinador de la fracción parlamentaria de este partido en la 62 legislatura del estado, quien junto con otros simpatizantes del perredismo escindido y del Movimiento Democrático del Magisterio Zacatecano, han procurado también una estructura independiente frente al Monrealismo.
Esta confrontación silenciosa y a veces no tanto que se da al interior de Morena, es resultado del afán de Ricardo Monreal de tener un pie y una mano en Zacatecas, para mantener no solo una influencia sino un control sobre el estado.

Habría que recordar que cuando se dieron los acuerdos entre el Lópezobradorismo y el dueño del Partido del Trabajo, Alberto Anaya, Monreal Ávila se apropió del PT en Zacatecas e impuso en la dirigencia a su hermano menor Saúl, a quien hizo diputado local por ese partido político. También David Monreal fue alcalde de Fresnillo por ese partido político.

En Movimiento Ciudadano el tránsito fue rápido debido a la organización para la conformación del Movimiento de Regeneración Nacional, a donde los hermanos Monreal han sentado sus reales pero con una oposición manifiesta de militantes de izquierda que no están dispuestos a dejarles todo el control de esta organización política.

En este escenario se llevó a cabo un proceso de selección de candidatos en donde operó más la negociación del clan Monreal, que una auténtica representación social de las fuerzas progresistas del estado.

Hoy Morena Zacatecas es un híbrido de candidatos que nunca han militado ni menos aún participaron en la creación de este partido, sino que al contrario, militaron en otros partidos políticos, pero que ya ostentan una candidatura por los acuerdos personales en los que se garantiza la incondicionalidad.

El fin de semana el ex gobernador Ricardo Monreal, actual coordinador de la circunscripción 2 de la campaña de Andrés Manuel López Obrador, convocó a una conferencia de prensa para apuntalar a sus candidatos, quienes a pesar de la influencia morenista no penetran en los distritos y alcaldías por las que contienden en Zacatecas en este proceso electoral.

Monreal Ávila está preocupado por la falta de crecimiento de sus candidatos en Zacatecas y por ello, intenta fortalecerlos y de paso, presionar al gobernador Alejandro Tello Cristerna, a quien demanda “saque las manos del proceso electoral”.

Empero Monreal Ávila no ofreció a los reporteros que respondieron a su invitación ni una sola prueba de la supuesta intervención gubernamental estatal, lo que debilita la intención de su denuncia y la convierte en un frágil instrumento de la manipulación electoral.

En este sentido el ex delegado de la Cuauhtémoc está obligado no solo a ofrecer las pruebas sino a presentar una denuncia por la presunción de delitos electorales ante la Fepade, pero no pasará nada porque solo es una declaración que evidencia el nerviosismo por la falta de aceptación electoral de sus candidatos.

¿Quién es el responsable de la campaña de Morena en Zacatecas?

Hasta el momento se ignora esta designación pero lo que es un hecho, es que las campañas de Morena están plenamente descoordinadas y sin una estrategia efectiva que identifique a los candidatos de este partido con el electorado.

¿Podrá haber orden en Morena en donde quitan y ponen arbitrariamente a su propio dirigente estatal en pleno proceso electoral?

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: Inseguridad en las campañas

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Un abrazo y mi solidaridad con Javier Torres y su familia

Siempre que en México se designa un candidato a la presidencia de la república empieza a declinar el mandatario en turno, pero hoy lo que vivimos en nuestro país es algo inédito, no solo por la declinación del mandatario en turno, sino por el gran debilitamiento que muestra el Estado ante los embates de la delincuencia organizada en el proceso electoral.

De acuerdo a datos compilados por Etellekt del ocho de septiembre de 2017 al ocho de mayo del presente año, en tan solo ocho meses del proceso electoral presidencial, se han contabilizado 305 agresiones directas e indirectas en contra de actores políticos y familiares, de lo cual se derivan por lo menos 93 políticos asesinados.

Lo impresionante del estudio denominado “cuarto informe de la Violencia Política en Mexico 2018”, es que del total de agresiones generadas en el lapso mencionado, 35 eran precandidatos y candidatos, cifra en las que se incluye también autoridades electas y dirigentes partidistas, sobre todo del ámbito municipal.

Adicional a la información referida se especifica que 44 familiares de los actores políticos también perdieron la vida.

El año pasado fue el más violento en la historia del país al registrarse 25,339 crímenes, pero hay un dato más que muestra no solo la pérdida de vidas humanas, sino también el daño que se le hace a la economía.

El Instituto para la Economía y la Paz dio a conocer que el impacto económico de la violencia en México en 2017 creció a 4.72 billones de pesos, el equivalente aproximado a 249 mil millones de dólares, lo que generó un costo de $33,118 pesos para cada uno de los 120 millones de mexicanos.

México atraviesa por una crisis institucional que permite el desbordamiento de la violencia en muchos estados del país, lo que se manifiesta a través de feminicidios, secuestros, asesinatos, desapariciones forzadas, violación sistemática de los derechos humanos, ejecuciones, autogobierno carcelario, entre otros.

Estos fenómenos no solamente socavan a las instituciones sino que generan factores de ingobernabilidad en algunos estados, en donde la impunidad y la connivencia entre autoridades, gobernantes y políticos con expresiones de la delincuencia organizada, han generado este escenario.

El colmo en este preocupante escenario son los lugares comunes que recorren quienes gobiernan al país. Este domingo el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, condenó las agresiones contra candidatos y actores políticos, pero el colmo de la vaciedad es cuando afirma que los partidos y abanderados tienen garantías de que podrán realizar sus campañas en condiciones de certeza y seguridad.

El posicionamiento del político mexiquense se da en una tradición de demagogia y cinismo que ha caracterizado a la clase política gobernante.

Este escenario de descomposición que golpea a las familias mexicanas, que genera incertidumbre, miedo y otros fenómenos de carácter emocional, estimula también el coraje, la ira y hasta el odio en contra de la actual clase gobernante, sobre todo contra la priista.

Estas emociones sociales son las que influyen en las tendencias electorales que arrojan a la tercera posición al candidato José Antonio Meade Kuribreña, y que catapultan a la oposición de izquierda y derecha.

Este es el principal factor pero no el único. El presidente Enrique Peña Nieto cometió el grave error de secuestrar al candidato priista José Antonio Meade, al imponerle coordinador de campaña y además dirigente de partido.

Aurelio Nuño Mayer y Enrique Ochoa, mostraron no solo su incapacidad en el manejo y estrategia de campaña, sino la falta de oficio político de Los Pinos para nombrar a dos personajes inexpertos.

Los errores que se cometen a nivel central, donde debería haber la mayor experiencia y oficio en el manejo de campañas políticas, se replica en algunos estados del país como en Zacatecas, en donde la semana pasada el Comité Ejecutivo Nacional del PRI designó por tercera ocasión delegado.

En pleno proceso electoral local el CEN del tricolor designa al potosino Jesús Ramírez Stabros, un priista que desconoce ampliamente la política local, pero que además solo ejecutará las órdenes que se le dicten, en un estado donde el tricolor rompió la alianza con el PVEM y en donde la operación política está ausente. No hay conducción de campañas y menos aún liderazgo.

Pero al contexto de la violencia que se da en el país no es ajeno Zacatecas, quien también registró al año 2017 como el más violento de su historia con 724 asesinatos, pero además se caracterizó por ser el período en el que más feminicidios se registraron.

A prácticamente 40 días de que concluyan las campañas políticas en el país, nada ni nadie parece poder contener esta escalada de violencia política y menos aún se observa que el gobierno pueda contenerla.

La violencia no se detiene con discursos huecos.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: Arrancan sin gas…

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Las campañas locales que este domingo iniciaron lo hicieron exactamente igual que hace 70 años o más, cuando el PRI era el partido único que gobernaba a todo lo largo y ancho del país, pero ahora con una pequeña diferencia en la participación de una oposición partidista que no marca diferencia, porque en la forma y en el fondo repiten los mismos lugares comunes de arranque electoral.

En el México democrático del nuevo milenio, en el que predominan las nuevas tecnologías y los novedosos instrumentos de participación democrática; en un escenario en el que las redes sociales viralizan las informaciones que suben algunos medios de comunicación tanto digitales como tradicionales, los candidatos de los distintos partidos políticos andan perdidos en el mundanal ruido de las campañas electorales.

Si alguien despertara de un sueño de medio siglo, por ejemplo, vería los mismos actos de inicio de campañas de 1968, con la diferencia ya anotada y con actores diferentes, postulados en la actualidad por distintos partidos políticos.

Algunos candidatos y candidatas concentraron a un grupo de seguidores para, a la vieja usanza electorera, hacer un mitin que les servirá solamente para abrazar a niños y ancianos y tomarse una foto que enviarán a redes sociales y medios de comunicación.

Los equipos de los candidatos procuran que en las tomas de video o fotografía capturen la mayor concentración de simpatizantes, para arropar al contendiente electoral.

Frases trilladas y lugares comunes son los que predominan en este momento, en el que se renovarán congreso local y presidencias municipales en el estado.

Cabe recordar que por primera vez en Zacatecas habrá elecciones concurrentes, esto es, que además de renovar las 58 presidencias municipales y el congreso local, se renueva la representación zacatecana en el senado de la república y en la cámara de diputados de la Ciudad de México, lo que implica un gran esfuerzo de participación y organización electoral.

También por primera ocasión en Zacatecas participarán once partidos políticos, nueve con registro nacional y dos estatales, aunque otros dos partidos locales decidieron no participar en esta ocasión sino en los próximos comicios, cuando se renueve el Poder Ejecutivo local.

En el presente proceso electoral 2018 las redes sociales jugarán un papel muy importante sobre todo en las zonas urbanas, donde el crecimiento de Internet ha ido avanzando lentamente en los últimos años.

Acorde a los datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) el uso de las tecnologías y de la red ha tenido un crecimiento anual del 15.9 por ciento del 2010 al 2014. En este último año se registraron 492 mil personas de seis años o más que son usuarias de la red de Internet.

Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) 2016, el 59.5% de los mexicanos cuentan con acceso a Internet, lo que implica un aumento de tres millones de usuarios desde 2015, lo que da un total de 65.5 millones de usuarios mexicanos.

Habría que tomar en cuenta que seis de cada diez usuarios de la red en México consideran a Internet como la herramienta que los acerca a los procesos democráticos, y que nueve de cada diez internautas buscarán este tipo de información y lo harán a través de las redes sociales.

En este contexto el 85 por ciento de los usuarios de la red buscan las propuestas de campaña en Internet y el 77% busca a los actores políticos.

Como puede apreciarse Internet juega en el actual proceso electoral 2018 un papel importante en cuanto a que es el instrumento de mayor acceso para informarse, lo que ha generado un desplazamiento muy fuerte de los medios de comunicación tradicionales.

Hay un dato más que es estratégico considerar: En la encuesta de INEGI mencionada líneas arriba, se identificó un cambio entre los mexicanos en cuanto al uso de la tecnología, puesto que en los últimos cuatro años los usuarios dejaron de utilizar la computadora, pero en cambio, se registró un incremento de 10 millones de usuarios de teléfonos inteligentes.

En este sentido el 74.8% de la población mexicana usa un teléfono móvil para acceder a Internet y solamente el 55.7 por ciento lo hace a través de una computadora.

Estos medios o uso de las nuevas tecnologías son las que van a marcar tendencia por el tráfico que registran en la obtención de información electoral, pero además su influencia será mayor si es que algunos sitios o plataformas informativas, logran consolidar su imagen de credibilidad entre los usuarios.

Hay que tomar en cuenta que el fenómeno de las noticias falsas no solo descontrola sino que confunde a muchos internautas, sobre todo en procesos tan competidos como los que estamos viviendo en este año.

A pesar de esta migración hacia lo digital y a las redes sociales, los candidatos en Zacatecas continúan actuando de una manera muy tradicional en sus campañas electorales. Muchos de los candidatos y candidatas hacen un trabajo que le llaman pie a tierra y desaparecen de las redes sociales, con lo cual pierden una gran oportunidad de aprovechar tiempo y cobertura en un período electoral de tan solo 60 días.

¿Entenderán los candidatos y candidatas que en el presente proceso electoral se requiere precisión y eficacia para posicionar imagen y discurso en las actuales campañas electorales?

Al tiempo

Seguir leyendo

Lo más visto