Conéctate

Vida en equilibrio

Fracasa lo antes posible

Publicado

en

Fracaso, una palabra fuerte que no puede tener sino una connotación negativa.

No puede uno tener un tropiezo en la vida porque de lo contrario el entorno te lo estará reclamando. Ten éxito, sé feliz, se bello, sé saludable es lo que vemos en los aparadores de la publicidad que nos empujan a ser personas felices, exitosas y triunfantes  en cada paso que damos.

Vivimos presionados por cumplir como personas saludables, atléticas, exitosas, sonrientes,  amigables con el medio ambiente, con parejas felices y un largo etcétera que se acumula con las nuevas tendencias que surgen cada vez más a menudo.

Momento. Hagamos una parada en este tren de la vida que va demasiado rápido para decirte algo: FRACASA LO ANTES POSIBLE.

Cuando el fracaso toca a tu puerta tenemos dos opciones: dejarlo entrar y ofrecerle un sillón para que se instale el tiempo que desee ó dejamos que pase, se tome un café en la sala y nos explique la lección que debemos aprender.  No tengas miedo de abrir esa puerta y aceptar que te has equivocado o que fallaste en algún aspecto de tu vida. Lo importante es que le invites ese café y dejes que muestre en qué la regaste para poder aprender de la experiencia, por muy amarga que pueda ser.

Fracasar es darte cuenta de qué camino no seguir y eso te abre los ojos hacia el camino que sí debes elegir. Fracasar es sólo un resultado adverso e inesperado ante una situación que se pensaba resultaría de forma contraria. No te define como persona ni define toda tu vida. Por el contrario, asegúrate de intentarlo las veces que sean necesarias hasta obtener el resultado deseado, de lo contrario, estarías fallándote a ti mismo  y eso sí que sería un fracaso.

Comenta con Facebook

Vida en equilibrio

Somos hijos de las crisis

Publicado

en

Estamos tan habituados a la palabra crisis que a estas alturas de la vida es difícil distinguir los efectos negativos y positivos que puede traer el vivir momentos complicados o situaciones que no estaban previstas.

Desde el ámbito económico pasando por lo social, la política, el comercio y hasta el clima, la humanidad  vive inmersa  en cambios cada vez más frecuentes y esto afecta querámoslo o no, a nuestra persona.

Nuestro instinto más primario es el de sobrevivencia, por eso, cuando sentimos que viene un momento difícil, lo primero que pensamos es cómo vamos a salir de esa situación, que estrategia debemos tomar y cuáles opciones tenemos para salir lo menos lastimados de cualquier obstáculo que se nos presente en el camino.

Lo primero que traemos a la mente es cubrir nuestras necesidades primarias y poco o nada pensamos en cómo sacar la mejor ventaja de un escenario no muy alentador.

Pero, ¿Qué tal si hacemos un esfuerzo por ver las oportunidades que trae consigo una crisis? ¿Qué tal si dejamos por un momento el estrés de la emergencia y la aprensión por lo económico?

Tal vez si abrimos nuestros ojos más allá de lo evidente podemos vislumbrar nuevos horizontes, otras luces aún dentro de la oscuridad que nos permitan enriquecer la experiencia vivida y nos coloquen en otro escalón lejos de la ansiedad y el estrés que produce encontrarnos frente a la expectativa de lo que pasará.

Aceptémoslo, somos hijos de las crisis y éstas son como un parto. Contracciones sí, pero después vienen la apertura. Nacemos entre lágrimas, unas de dolor y otras de emoción  por ver un nuevo comienzo y una nueva luz que nos guíe hacia nuevas experiencias.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Tinta Indeleble

Ruta o rutina ¿Cuál es la mejor elección?

Publicado

en

¡Feliz año nuevo! Ya está aquí el 2018 y con él se abre un abanico de posibilidades, oportunidades y nuevas experiencias. El pasado, pasado está y si estás leyendo estas líneas, considérate  afortunado de seguir en este camino que llamamos vida.

Propósitos, buenas intenciones, metas y objetivos están presentes al inicio de cada año, pero, ¿Qué estrategia podemos usar para no regresar a los círculos viciosos? Elige una ruta y no una rutina.  La diferencia entre ambas palabras es sutil, sin embargo te ayudará a entender porqué no has logrado bajar esos kilitos de más, cambiar de trabajo o irte de mochilazo por el mundo.

Mientras que la rutina se centra en adoptar un hábito sin que requiera tener que reflexionar o decidir, es decir, se convierte en un producto de la costumbre; la ruta es un camino predeterminado, conscientemente diseñado para llegar a un destino, es decir, que no sólo la meta cuenta sino la experiencia de haberlo andado.

Así pues, la rutina es útil cuando se usa para aquellas tareas que no requieran re inventarse cada vez. Contrario a la ruta, que nos permite ir descubriendo y experimentando mientras disfrutamos del entorno.

¿Cómo puede esto ayudarme a cumplir con una meta? Haré un ejemplo sencillo, por ejmeplo como hacer ejercicio: La rutina será útil para levantarse temprano y empezar el día haciendo ejercicio. Tener la ropa deportiva lista desde la noche anterior y preparar un “lunch” nutritivo antes de salir de casa será la costumbre que nos ayudará a desarrollar disciplina.

La ruta será la experiencia que elijamos tener al hacer ejercicio ya sea dentro de un gimnasio o al aire libre no lo conviertas en una rutina. Busca siempre nuevas cosas como integrarte a un grupo que practique lo mismo que tú o cambia de aires de vez en cuando. Convierte tu actividad en placer antes que en obligación. No permitas que el día a día se vuelva por completo una rutina que llegue a marcar cada hora de tu día, más bien úsala a tu favor para desarrollar buenos hábitos. Lo demás está por escribirse.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Querétaro

Sin propósitos este 2018

Publicado

en

Me rindo, esta vez no tengo ganas de hacer la lista de propósitos y buenos deseos para el próximo año.

Tenía ya días haciendo el chequeo de lo ha sido el 2017: Las buenas, las no tan buenas, los errores, los aciertos y así fui haciendo una recopilación mental de lo que ha sido este año que ya está en su último suspiro. Es cierto que ha sido un año complejo, complicado, lleno de sorpresas (algunas no muy agradables) y que bien pudiera figurar como uno de los más peculiares, por decir lo menos.

Sigo en modo vacaciones (no sé si merecidas pero sí bien recibidas) y eso me ha dado la oportunidad de estar hacer un alto a las actividades diarias y hacer este pequeño ejercicio de reflexión. Me cansé de darle vueltas a la lista mental que más bien parecía reciclada de años pasados.

Realmente nos hacemos guajes  tratando de convencernos que “ora sí, este año bajo de peso, compro mi casa, me caso o dejo mi trabajo”. Más bien parecen sueños guajiros y hasta hacemos burla de nuestra falta de compromiso con años anteriores.  Así que no, este año no haré una lista copy paste de mis propósitos no cumplidos en 2017, 2016 y así hasta donde ya ni me acuerdo.

Lo que haré este año será muy sencillo y práctico. Será un experimento que compartiré con quien, así como yo, no esté dispuesto a ver pasar un año más sintiendo que no han cumplido con sus metas, sueños y anhelos.

Cada mes (y si es posible cada día) del año me cuestionaré: ¿Estás [email protected] con lo vivido? ¿Con tu persona? ¿Estás en paz con tus acciones hacia ti y hacia los demás?

Mi idea con esto es tener presente y estar consciente de mi día a día. De encaminar mis pasos hacia lo que quiero y hacia la persona que quiero ser. Mi idea es no atiborrarme de buenas intenciones que con el paso de los días se van quedando rezagadas y luego olvidadas en un cajón polvoso. Mi idea es recordarme  constantemente si lo que pienso, hago y digo va en sintonía con los propósitos que tengo no sólo de un año sino de vida entera.  Mi idea es pensar que se puede ahorrar, cambiar de trabajo, enamorarse o adelgazar cuando el tiempo sea el correcto y no cuando me atragante de uvas en la cena de fin de año y con sonrisa en los labios ande pregonando mis “ora si”.

Mi único propósito será entonces vivir cada día y ser plenamente consciente. Nada más.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

La encuesta del día

¿Apoyaría a su diputado local para buscar la reelección?

Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto