Conéctate

Vida en equilibrio

El frío como aliado de nuestra salud

Redacción

Publicado

en

Por Fátima Ivette Gómez Vargas (@Fatimagova)

Ya llegó ya está aquí, el frío invernal nos acompaña en los próximos meses. Ya empezamos a  desempolvar los gorros, guantes, chamarras y abrigos. Comienza el festín de cobertores y calentadores en nuestros hogares. Las bebidas calientes están presentes a cualquier hora del día y nuestro organismo se está preparando para algunos meses de ausencia de calor y sol.

Podemos ser o no partidarios de esta época del año, sin embargo hay algo en lo que todos podemos estar de acuerdo: nuestro cuerpo sufre las consecuencias de las bajas temperaturas y seremos más proclives a ciertos padecimientos.  Que no nos agarre desprevenidos!

Aquí te voy a decir que medidas podemos tomar para evitar algunas afecciones, pero sobre todo, sacarle la mayor ventaja a esta época.

Riesgo de aumento de peso

Esto corresponde a una cuestión evolutiva, ya que nuestro cuerpo se prepara para tener mayores reservas de grasa en estos meses. Y es que este aumento comienza desde Septiembre. Según la nutricionista y autora del libro “Obtén tu mejor cuerpo – ¡De la manera más fácil!”, Sue Rose dice que al ser este mes el primero del otoño, la temperatura ambiental empieza a descender y con ello nuestras necesidades calóricas aumentan, por lo que aumentamos hasta un kilo en este mes. Tu cuerpo sabe que el invierno se acerca y se va preparando para enfrentarlo.

La mejor manera de contra restar este efecto es empezar a disminuir nuestras porciones de alimento cambiando el tamaño del plato por uno más pequeño. Utiliza vasos altos y delgados en lugar de chaparritos y gorditos a la hora de servirte alcohol o un atolito. Estudios demuestran que las personas vaciamos menos contenido en vasos alargados.  Agrega proteína y vegetales a tus comidas, esto hará que tu metabolismo no se estanque. No olvides desayunar antes de salir a tus actividades, esto hará que no quieras comer más calorías antes de tu siguiente comida. Y no dejes de tomar agua!

No dejes caer el ánimo

Está comprobado que a menor exposición al sol podemos sufrir un decaimiento, aunado a una época en la que hay más estrés por los compromisos económicos de fin de año, así como cuestiones emocionales se pueden ver más acentuados en estos días. Esto puede provocar que nuestras defensas naturales bajen y se abra la puerta a mayores padecimientos. También puede ocasionar que comamos más calorías vacías para contrarrestar estos efectos.

Lo mejor en este caso es tomar pequeños baños de sol, fortalecer nuestros lazos familiares y de amistades, sanear nuestras finanzas personales y mantener alguna actividad física. Lo que nos lleva al siguiente punto

Ejercicio para mantenernos en forma

No dejes que el clima sea un obstáculo para salir a dar una caminata. La liberación de endorfinas al hacer una caminata/trote nos hará sentirnos mejor y perderemos calorías. Además, el frío hace que nuestro cuerpo se esfuerce por mantener el calor corporal, por lo que no es necesario ver las gotas de sudor en la frente para estar seguros que nuestro ejercicio está sirviendo y mucho.

Ojos, piel, pelo y nariz

Sin duda son las partes de nuestro cuerpo que más están expuestas al frío y a las que no ponemos mayor cuidado. Sin embargo, haciendo pequeños cambios podemos salir bien librados del invierno.

Poco o casi nada hacemos por nuestros ojos y es que al estar trabajando en un lugar cerrado como la oficina, nos olvidados de cubrir y proteger nuestros ojos al salir al ambiente fresco. Además, en esta época podemos padecer conjuntivitis invernal que, si no atendemos a tiempo pueden mermar nuestra visión al dejar cicatrices en la córnea. Es importante acudir al oculista si notamos un enrojecimiento, resequedad o cualquier molestia.

La piel y el pelo sin duda son los más afectados en el tema de resequedad. Agrega aceites esenciales a tus  productos de uso diario (aceite de coco, oliva, almendras, etc.) para potenciar sus beneficios y recuerda no salir a la intemperie con el pelo o piel mojada, esto provocará aún más la resequedad.  Otro punto que difícilmente pensamos es en usar protector solar en invierno. Creemos que por no estar expuestos al sol como en verano no lo necesitamos o se nos olvida. Recuerda que los rayos de sol caen de manera más directa sobre la tierra y esto aumenta la exposición a los efectos negativos del sol.

Cubre siempre tu nariz ya sea con una chamarra o bufanda para evitar dolores de garganta, inflamación en los bronquios y cualquier padecimiento de las vías respiratorias. Una nueva investigación de la Universidad de Yale reporta que algunos rinovirus son más propensos a proliferar en la nariz a una temperatura menor, por lo que puede ser una respuesta a la manifestación de gripe cuando la temperatura baja.

Igualmente es importante mantener ventilada la casa o la oficina. Es difícil pero es muy importante para evitar proliferación de virus en nuestro ambiente, ya que, en invierno pasamos más tiempo en lugares cerrados lo que provoca mayores contagios y mayor exposición a virus como el de la gripe.

El invierno es una época del año que debiera suponer alegría, días de descanso, celebraciones familiares, abrazos y paz en nuestros corazones. Mantengámonos fuertes y sanos de mente, espíritu y cuerpo para disfrutar al máximo una hermosa temporada.

 

Comenta con Facebook

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Vida en equilibrio

Somos hijos de las crisis

Publicado

en

Estamos tan habituados a la palabra crisis que a estas alturas de la vida es difícil distinguir los efectos negativos y positivos que puede traer el vivir momentos complicados o situaciones que no estaban previstas.

Desde el ámbito económico pasando por lo social, la política, el comercio y hasta el clima, la humanidad  vive inmersa  en cambios cada vez más frecuentes y esto afecta querámoslo o no, a nuestra persona.

Nuestro instinto más primario es el de sobrevivencia, por eso, cuando sentimos que viene un momento difícil, lo primero que pensamos es cómo vamos a salir de esa situación, que estrategia debemos tomar y cuáles opciones tenemos para salir lo menos lastimados de cualquier obstáculo que se nos presente en el camino.

Lo primero que traemos a la mente es cubrir nuestras necesidades primarias y poco o nada pensamos en cómo sacar la mejor ventaja de un escenario no muy alentador.

Pero, ¿Qué tal si hacemos un esfuerzo por ver las oportunidades que trae consigo una crisis? ¿Qué tal si dejamos por un momento el estrés de la emergencia y la aprensión por lo económico?

Tal vez si abrimos nuestros ojos más allá de lo evidente podemos vislumbrar nuevos horizontes, otras luces aún dentro de la oscuridad que nos permitan enriquecer la experiencia vivida y nos coloquen en otro escalón lejos de la ansiedad y el estrés que produce encontrarnos frente a la expectativa de lo que pasará.

Aceptémoslo, somos hijos de las crisis y éstas son como un parto. Contracciones sí, pero después vienen la apertura. Nacemos entre lágrimas, unas de dolor y otras de emoción  por ver un nuevo comienzo y una nueva luz que nos guíe hacia nuevas experiencias.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Vida en equilibrio

Fracasa lo antes posible

Publicado

en

Fracaso, una palabra fuerte que no puede tener sino una connotación negativa.

No puede uno tener un tropiezo en la vida porque de lo contrario el entorno te lo estará reclamando. Ten éxito, sé feliz, se bello, sé saludable es lo que vemos en los aparadores de la publicidad que nos empujan a ser personas felices, exitosas y triunfantes  en cada paso que damos.

Vivimos presionados por cumplir como personas saludables, atléticas, exitosas, sonrientes,  amigables con el medio ambiente, con parejas felices y un largo etcétera que se acumula con las nuevas tendencias que surgen cada vez más a menudo.

Momento. Hagamos una parada en este tren de la vida que va demasiado rápido para decirte algo: FRACASA LO ANTES POSIBLE.

Cuando el fracaso toca a tu puerta tenemos dos opciones: dejarlo entrar y ofrecerle un sillón para que se instale el tiempo que desee ó dejamos que pase, se tome un café en la sala y nos explique la lección que debemos aprender.  No tengas miedo de abrir esa puerta y aceptar que te has equivocado o que fallaste en algún aspecto de tu vida. Lo importante es que le invites ese café y dejes que muestre en qué la regaste para poder aprender de la experiencia, por muy amarga que pueda ser.

Fracasar es darte cuenta de qué camino no seguir y eso te abre los ojos hacia el camino que sí debes elegir. Fracasar es sólo un resultado adverso e inesperado ante una situación que se pensaba resultaría de forma contraria. No te define como persona ni define toda tu vida. Por el contrario, asegúrate de intentarlo las veces que sean necesarias hasta obtener el resultado deseado, de lo contrario, estarías fallándote a ti mismo  y eso sí que sería un fracaso.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Tinta Indeleble

Ruta o rutina ¿Cuál es la mejor elección?

Publicado

en

¡Feliz año nuevo! Ya está aquí el 2018 y con él se abre un abanico de posibilidades, oportunidades y nuevas experiencias. El pasado, pasado está y si estás leyendo estas líneas, considérate  afortunado de seguir en este camino que llamamos vida.

Propósitos, buenas intenciones, metas y objetivos están presentes al inicio de cada año, pero, ¿Qué estrategia podemos usar para no regresar a los círculos viciosos? Elige una ruta y no una rutina.  La diferencia entre ambas palabras es sutil, sin embargo te ayudará a entender porqué no has logrado bajar esos kilitos de más, cambiar de trabajo o irte de mochilazo por el mundo.

Mientras que la rutina se centra en adoptar un hábito sin que requiera tener que reflexionar o decidir, es decir, se convierte en un producto de la costumbre; la ruta es un camino predeterminado, conscientemente diseñado para llegar a un destino, es decir, que no sólo la meta cuenta sino la experiencia de haberlo andado.

Así pues, la rutina es útil cuando se usa para aquellas tareas que no requieran re inventarse cada vez. Contrario a la ruta, que nos permite ir descubriendo y experimentando mientras disfrutamos del entorno.

¿Cómo puede esto ayudarme a cumplir con una meta? Haré un ejemplo sencillo, por ejmeplo como hacer ejercicio: La rutina será útil para levantarse temprano y empezar el día haciendo ejercicio. Tener la ropa deportiva lista desde la noche anterior y preparar un “lunch” nutritivo antes de salir de casa será la costumbre que nos ayudará a desarrollar disciplina.

La ruta será la experiencia que elijamos tener al hacer ejercicio ya sea dentro de un gimnasio o al aire libre no lo conviertas en una rutina. Busca siempre nuevas cosas como integrarte a un grupo que practique lo mismo que tú o cambia de aires de vez en cuando. Convierte tu actividad en placer antes que en obligación. No permitas que el día a día se vuelva por completo una rutina que llegue a marcar cada hora de tu día, más bien úsala a tu favor para desarrollar buenos hábitos. Lo demás está por escribirse.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Lo más visto