Conéctate

Vida en equilibrio

Cómo ganarle la partida al Buen Fin

Redacción

Publicado

en

Por Fátima Ivette Gómez Vargas

Antes de escuchar el 3, 2, 1, ¡corran! Vamos a analizar algunos puntos importantes para ganarle la partida a este fin de semana que, como desde hace 7 años, pretende reactivar la economía en todo el país. Bueno, si ya llevamos algunos años de experiencia algo hemos aprendido.  Y es que no siempre todo es tan bello como parece así que aquí les dejo una estrategia para sacarle todo el jugo a esta venta especial.

ANTES DE ENTRAR AL CAMPO DE BATALLA

Nuestra estrategia comienza antes de que llegue el Buen Fin (que este año será del 17 al 20 de Noviembre). Justo ahora, una semana antes es que debemos de hacer dos cosas muy importantes: Haz una lista de lo que te gustaría comprar y no sólo hazla mental, escríbela para seguir esa línea y después no perdernos entre la mercadotecnia y la emoción de estrenar. Basa esta lista en artículos que realmente necesites y evita que sean artículos cuya “fecha de caducidad” sea mayor a dos años.

Ejemplo: los electrodomésticos como refrigeradores, lavadoras y estufas son cosas que seguirás usando por varios años. En cambio el nuevo Smartphone o los adornos para la Navidad son cosas que puedes dejar de usar en un año o menos.

El segundo punto a considerar antes de que se llegue la fecha es ir a las tiendas y comprar los precios de lo que pretendemos comprar. Es muy común que las tiendas inflen los precios unos días antes para luego simular que están en barata. Compara los artículos en páginas de Internet. Hoy en día casi todas las tiendas físicas tienen su versión electrónica y muchas veces manejan precios especiales cuando son comprar por este medio, así que no dejes de buscar tu lista de deseos en varias tiendas y puedes estar monitoreando los precios.

El tercer punto muy importante es considerar un presupuesto específico para estos días. Muy importante: NO comprometas tu aguinaldo y NO utilices el límite de tus tarjetas de crédito o departamentales. Checa nuevamente cuáles son las tasas de interés de cada una y de igual forma asigna un presupuesto de crédito antes de que llegue la venta. Recuerda que las tarjetas departamentales por lo general manejan mayores tasas de interés, ojo con eso.

LA ESTRATEGIA EL DÍA D

Esta venta especial tiene 4 días, te aconsejo que no vayas a comprar el primer día, ya que por lo general hay más personas tratando de cazar ofertas y los establecimientos están constantemente bombardeando a las personas con las ofertas o las facilidades de pago. Esto puede provocar mayor ansiedad e impulso por llevarte objetos que no estaban en tu lista o que nublen tu juicio y terminen realizando compras que no  tenías consideradas.

Cuando salgas a comprar no vayas con hambre, con mucha prisa o solo. Parece que no tiene nada que ver pero está demostrado que las personas realizamos compras compulsivas cuando nos encontramos en estas circunstancias. Además es recomendable llevar calzado y ropa cómoda y  estar lo más relajado posible. Esto hará que tus decisiones sean más acertadas y equilibradas.

Fíjate muy bien las etiquetas, éstas deben contener el precio final de lo que vas a comprar y debe ser igual si lo compras de contado que a meses sin intereses. Procura no comprar a pagos semanales ya que muchas veces esconden un precio mucho más elevado si haces la suma total.

Por último busca comprar artículos o servicios que vayas a usar para el próximo año como fechas especiales o vacaciones así harás compras anticipadas y no volverás a gastar en los próximos meses.

Al seguir esta estrategia, te garantizo que tendrás el control sobre tus finanzas personales pero sobre todo que podrás dormir tranquilo los próximos meses. Tú eres el dueño de tus decisiones, no dejes que otros decidan por ti.

Comenta con Facebook

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Vida en equilibrio

Somos hijos de las crisis

Publicado

en

Estamos tan habituados a la palabra crisis que a estas alturas de la vida es difícil distinguir los efectos negativos y positivos que puede traer el vivir momentos complicados o situaciones que no estaban previstas.

Desde el ámbito económico pasando por lo social, la política, el comercio y hasta el clima, la humanidad  vive inmersa  en cambios cada vez más frecuentes y esto afecta querámoslo o no, a nuestra persona.

Nuestro instinto más primario es el de sobrevivencia, por eso, cuando sentimos que viene un momento difícil, lo primero que pensamos es cómo vamos a salir de esa situación, que estrategia debemos tomar y cuáles opciones tenemos para salir lo menos lastimados de cualquier obstáculo que se nos presente en el camino.

Lo primero que traemos a la mente es cubrir nuestras necesidades primarias y poco o nada pensamos en cómo sacar la mejor ventaja de un escenario no muy alentador.

Pero, ¿Qué tal si hacemos un esfuerzo por ver las oportunidades que trae consigo una crisis? ¿Qué tal si dejamos por un momento el estrés de la emergencia y la aprensión por lo económico?

Tal vez si abrimos nuestros ojos más allá de lo evidente podemos vislumbrar nuevos horizontes, otras luces aún dentro de la oscuridad que nos permitan enriquecer la experiencia vivida y nos coloquen en otro escalón lejos de la ansiedad y el estrés que produce encontrarnos frente a la expectativa de lo que pasará.

Aceptémoslo, somos hijos de las crisis y éstas son como un parto. Contracciones sí, pero después vienen la apertura. Nacemos entre lágrimas, unas de dolor y otras de emoción  por ver un nuevo comienzo y una nueva luz que nos guíe hacia nuevas experiencias.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Vida en equilibrio

Fracasa lo antes posible

Publicado

en

Fracaso, una palabra fuerte que no puede tener sino una connotación negativa.

No puede uno tener un tropiezo en la vida porque de lo contrario el entorno te lo estará reclamando. Ten éxito, sé feliz, se bello, sé saludable es lo que vemos en los aparadores de la publicidad que nos empujan a ser personas felices, exitosas y triunfantes  en cada paso que damos.

Vivimos presionados por cumplir como personas saludables, atléticas, exitosas, sonrientes,  amigables con el medio ambiente, con parejas felices y un largo etcétera que se acumula con las nuevas tendencias que surgen cada vez más a menudo.

Momento. Hagamos una parada en este tren de la vida que va demasiado rápido para decirte algo: FRACASA LO ANTES POSIBLE.

Cuando el fracaso toca a tu puerta tenemos dos opciones: dejarlo entrar y ofrecerle un sillón para que se instale el tiempo que desee ó dejamos que pase, se tome un café en la sala y nos explique la lección que debemos aprender.  No tengas miedo de abrir esa puerta y aceptar que te has equivocado o que fallaste en algún aspecto de tu vida. Lo importante es que le invites ese café y dejes que muestre en qué la regaste para poder aprender de la experiencia, por muy amarga que pueda ser.

Fracasar es darte cuenta de qué camino no seguir y eso te abre los ojos hacia el camino que sí debes elegir. Fracasar es sólo un resultado adverso e inesperado ante una situación que se pensaba resultaría de forma contraria. No te define como persona ni define toda tu vida. Por el contrario, asegúrate de intentarlo las veces que sean necesarias hasta obtener el resultado deseado, de lo contrario, estarías fallándote a ti mismo  y eso sí que sería un fracaso.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Tinta Indeleble

Ruta o rutina ¿Cuál es la mejor elección?

Publicado

en

¡Feliz año nuevo! Ya está aquí el 2018 y con él se abre un abanico de posibilidades, oportunidades y nuevas experiencias. El pasado, pasado está y si estás leyendo estas líneas, considérate  afortunado de seguir en este camino que llamamos vida.

Propósitos, buenas intenciones, metas y objetivos están presentes al inicio de cada año, pero, ¿Qué estrategia podemos usar para no regresar a los círculos viciosos? Elige una ruta y no una rutina.  La diferencia entre ambas palabras es sutil, sin embargo te ayudará a entender porqué no has logrado bajar esos kilitos de más, cambiar de trabajo o irte de mochilazo por el mundo.

Mientras que la rutina se centra en adoptar un hábito sin que requiera tener que reflexionar o decidir, es decir, se convierte en un producto de la costumbre; la ruta es un camino predeterminado, conscientemente diseñado para llegar a un destino, es decir, que no sólo la meta cuenta sino la experiencia de haberlo andado.

Así pues, la rutina es útil cuando se usa para aquellas tareas que no requieran re inventarse cada vez. Contrario a la ruta, que nos permite ir descubriendo y experimentando mientras disfrutamos del entorno.

¿Cómo puede esto ayudarme a cumplir con una meta? Haré un ejemplo sencillo, por ejmeplo como hacer ejercicio: La rutina será útil para levantarse temprano y empezar el día haciendo ejercicio. Tener la ropa deportiva lista desde la noche anterior y preparar un “lunch” nutritivo antes de salir de casa será la costumbre que nos ayudará a desarrollar disciplina.

La ruta será la experiencia que elijamos tener al hacer ejercicio ya sea dentro de un gimnasio o al aire libre no lo conviertas en una rutina. Busca siempre nuevas cosas como integrarte a un grupo que practique lo mismo que tú o cambia de aires de vez en cuando. Convierte tu actividad en placer antes que en obligación. No permitas que el día a día se vuelva por completo una rutina que llegue a marcar cada hora de tu día, más bien úsala a tu favor para desarrollar buenos hábitos. Lo demás está por escribirse.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto