CódigoPolítico

Código Político: Senaduría en disputa



Por Juan Gómez

La posición más disputada por los políticos zacatecanos, tanto priistas como de oposición será sin duda el escaño del Senado de la República, antesala en muchos casos de la gubernatura estatal, refugio también de algunos ex mandatarios.

El Senado no significa en estricto sentido el trampolín natural de lanzamiento hacia la carrera por la gubernatura, pero indudablemente es un foco de atención natural que permite el trabajo político y mediático estratégico de todo aspirante.

¿Quiénes están en la ruta hacia el senado y quiénes aceptarán esta condición?

El partido que gobierno gana, por cuestiones naturales de predominio mediático, la atención. En primer término quien se ha apuntado presurosamente pasando por encima de la voluntad política de quien gobierna y sin el menor recato, el ex gobernador, Miguel Alonso Reyes, cuyo grupo de incondicionales hacen trabajo de proselitismo en su favor.

El actual director de Fonatur (Fomento Nacional al Turismo) tiene una amplia ventaja sobre sus contrincantes, quienes fueron subordinados suyos durante su administración, y a quienes favoreció en posiciones políticas o burocráticas.

Adolfo Bonilla, actual secretario del Campo (Secampo), Roberto Luévano Ruiz, dirigente estatal priista fue diputado local en la administración pasada; son los principales precandidatos del tricolor, aunque el diputado, Benjamín Medrano, se ha metido fuerte en el proceso de selección interna.

El caso de la diputada Claudia Anaya es distinto, pues aunque fue “rescatada” del declinante perredismo para ser apoyada por Alonso Reyes para convertirla en diputada local priista, la cuota de género le favorece y tal parece que su predominio es absoluto sobre posibles contrincantes.

En este contexto el mandatario estatal, Alejandro Tello Cristerna, tiene un escaso margen de maniobra, debido a que la estrecha cercanía de Alonso con el declinante presidencialismo de Enrique Peña Nieto, lo colocan en una real desventaja. Aunque dependerá de los dados que juegue con el aspirante presidencial priista, situación que si sabe aprovechar, le dará bonos en su favor en la designación de candidaturas.

Por otro lado las cuatro diputaciones federales priistas estarán también muy disputadas debido a la equidad de  género, pues el tricolor pretende establecer la paridad en la designación de las candidaturas.

En ese contexto quedarían solo dos candidaturas en las que se apuntarían quienes queden sembrados en el camino por la senaduría. Ahí habría que anotar a “Fito” Bonilla, quien ya fue diputado federal; Roberto Luévano, Enrique Flores Mendoza, Carlos Peña Badillo, Fabiola Gilda Torres, actual secretaria general de Gobierno, Jorge Miranda Castro, Secretario de Finanzas en funciones, entre otros.

El movimiento de precandidaturas a un puesto de elección popular le permitirá al gobernador, Alejandro Tello Cristerna, reacomodar su gabinete en el que tiene demasiados compromisos que le han impedido designar a los hombres y mujeres que tengan un perfil más acorde a su visión y objetivos gubernamentales, y sobre todo, que marquen una distancia real de la sombra del ex gobernador Alonso Reyes que le mete mucho ruido a su ejercicio de gobierno.

Pero ¿Cómo están los movimientos en el resto de los partidos?

El senador Carlos Puente Salas mueve sus piezas con mayor independencia, sobre todo después del desaguisado que tuvo durante el Primer Informe del mandatario estatal, en donde por un error de logística se le impidió el acceso al Multiforo, en donde se daría lectura a este documento que a nadie dejó satisfecho.

Puente Salas mueve a sus piezas: El secretario del Agua y Medio Ambiente (SAMA), Víctor Armas Zagoya; el secretario de Finanzas, Jorge Miranda diputada local, Julia Olguín Serna;  y la dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México, Susana Rodríguez Márquez, están en la ruta de la sucesión.

En Acción Nacional los movimientos son intensos y contradictorios. No existe en este momento un liderazgo local fuerte que permita la alternancia en las candidaturas, sino el predominio de las fuerzas blanquiazules que han controlado a este partido desde hace casi 30 años.

En este momento el hombre fuerte, producto de la llamada “Sagrada Familia” que ha conducido los destinos de este partido  político en Zacatecas, es José Isabel Trejo Reyes, quien funge en la actualidad como asesor de algunos diputados federales pero además, tiene bien metido sus intereses con el actual dirigente nacional, Ricardo Anaya, además de mantener una incidencia importante en la estrategia de afiliación panista.

Aquí en Zacatecas, Trejo Reyes tiene el control del partido a través de su incondicional, Noemí Araceli Luna Ayala, a quien hizo al vapor diputada local y le construyó la dirigencia estatal de Acción Nacional que en la actualidad detenta.

Quienes aspiren a un cargo de elección popular tendrán que negociar con Trejo Reyes, el más fuerte aspirante panista a una senaduría, escaño que ya ocupó por la vía plurinominal, una de sus especialidades.

En la próxima entrega abundaré un poco más en este proceso de selección de candidatos al senado o diputación federal o estatal, proceso que por primera vez se empatará en Zacatecas con las elecciones federales.

Muchos quieren, ansían y pretenden, pero pocos serán los elegidos.

Al tiempo.

Código Político: Senaduría en disputa
Volver