Conéctate

Código Político

Código Político: Punto de quiebre

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez

Zacatecas vive una etapa muy difícil que podría marcar el cambio de ruta en el ejercicio no solo de la administración pública, sino de cambios sustanciales en la convivencia social y en la conducción del estado.

El ejercicio del poder está mutando y en México se sienten también esos vientos que vienen a modificar no solo el estilo de gobernar, sino a cambiar la forma de gobernar, de enseñar, de trabajar, en una palabra, la sociedad se está transformando.

La inseguridad pública que hoy padecemos está acelerando las transformaciones en la sociedad mexicana en general y en la zacatecana en lo particular.

Vivimos en el estado momentos inéditos pero también de alto riesgo, sobre todo porque no faltarán los astutos que pretendan encender los ánimos sociales para generar inestabilidad, capitalizar la natural preocupación ciudadana, e intentar subirse a la cresta de la ola para su beneficio personal.

La semana pasada inició con una serie de crímenes que se mantuvieron a la alza durante todo ese lapso, pero el sábado cerró con el hallazgo del cuerpo de la jovencita preparatoriana Cinthia Nayely Vázquez, quien el día anterior había salido a temprana hora de su casa para asistir a clases a la Prepa 1 del plantel UAZ Siglo XXI.

La lamentable noticia estremeció e indignó a la comunidad universitaria y a la sociedad en general, pues las características del crimen y el entorno que hoy se vive en el estado y en el país, exacerban los ánimos de una ciudadanía preocupada por un escenario de incertidumbre y de conflicto.

Es por ello que la presión social va en aumento a causa de este encadenamiento de los acontecimientos que nos han golpeado en lo que más preciamos, en nuestra tranquilidad.

Este tipo de acontecimientos de impacto están acelerando los cambios en las relaciones gobierno-sociedad, pero se observan algunos riesgos que de no cuidarse, podrían sacar de control un escenario muy sensible y frágil.

Y es que la inseguridad, aunque es el factor que en este momento más preocupa a la ciudadanía en general, no es el único que se vive en el país y en Zacatecas. Las finanzas públicas también están muy presionadas por la actitud vociferante y amenazadora del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y por los huracanes y sismos que han lastimado a varios estados del país.

De hecho el análisis del Presupuesto de Egresos 2018 ya sufre algunas modificaciones en el congreso federal, lo que impactará en mayor o menor medida a las finanzas públicas de los estados del país.

En Zacatecas, por ejemplo, los legisladores federales priistas y de oposición, estiman que difícilmente se podrá obtener el mismo monto presupuestal que se ejerce este año, pues los fenómenos naturales que generaron desastres en distintos estados del país, imponen una reconsideración en la asignación del gasto público, puesto que deberán aplicarse medidas de reconstrucción y de incentivación de la planta productiva.

Este escenario se complica aún más con el debilitamiento que desde hace varios años registran las instituciones públicas del Estado Mexicano, empezando por la presidencial y la de impartición de justicia, lo que ha contribuido a la pérdida de la credibilidad de la sociedad mexicana.

La impunidad que hoy vemos los mexicanos y el crecimiento de las bandas delictivas, son una combinación que en nada ayudan al fortalecimiento de la autoridad en los tres niveles de gobierno, en donde también se requiere que los gobernantes en general, asuman la responsabilidad y compromiso en su función.

La clase política que hoy gobierna al país debe mirar más hacia el fortalecimiento social y menos hacia los factores que demeritan a la función pública, y que han colocado al país en los umbrales de la inestabilidad y el desorden que constituyen la antesala de la anarquía.

Hoy todavía la sociedad está en espera de una interlocución con sus gobernantes, con los representantes populares. Todavía se mantiene una expectativa del cambio de paradigma mediante los procesos democráticos. Pero el tiempo se agota y la paciencia es cada vez más escasa.

Creo que estamos en un punto de quiebre, de modificación en el ejercicio del poder en México y en Zacatecas. Así lo apuntan los últimos acontecimientos que, dolorosos y traumáticos, empujan hacia una transformación política y social.

Sólo espero que los radicalismos, las tentaciones hacia el autoritarismo, no prosperen en un escenario de transformación en el que se requiere firmeza, convicción, capacidad y sobre todo, sensibilidad a este cambio que toca la puerta y que amenaza con derrumbarla, si es que no se actúa con oportunidad, valentía y prudencia.

Es el punto de quiebre.

Al tiempo.

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Código Político

Código Político: Despidos y confrontación laboral

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online
.

La avalancha de despidos en algunos municipios del estado que se encuentran todavía en su etapa de transición y acomodo, puso de manifiesto no solamente los excesos de todos conocidos en la contratación indiscriminada de personal administrativo, sino la falta de control y las desaveniencias entre los órganos de impartición de justicia laboral en el estado.

Las presidencias municipales aún no se recuperan de la ola de cuestionamientos por las acciones de despidos que ejecutaron en días pasados algunas administraciones municipales, lo que abolló la corona de algunos alcaldes triunfadores en el pasado proceso electoral, sobre todo del Movimiento de Regeneración Nacional.

La presidencia municipal que cerró la semana en medio del escándalo y la confrontación fue sin duda Guadalupe, en donde el secretario de Gobierno municipal, Carlos Alberto de Ávila Barrios, no pudo contener la serie de reclamos que le hicieran trabajadores despedidos por la presidencia de Julio César Chávez Padilla.

Y es que mientras el funcionario afirmaba a reporteros que habría menos de cien despidos y que se respetarían los derechos laborales, los empleados que ya habían recibido una notificación de separación de su área laboral, puntualizaban que eran alrededor de 300 los que habían sido informados de causar baja.

En Zacatecas la semana pasada sucedió algo similar, debido a las contradicciones que imperaron en el conflicto laboral que, con motivo del cambio de administración municipal se generó.

En otros municipios como sombrerete, Valparaíso y Ojocaliente la situación es parecida, pues enfrentan una transición en la que la permanencia laboral, no está segura.

Pero este escenario solo ejemplifica una sola parte de lo que sucede prácticamente en los 58 ayuntamientos del estado.

En cada cambio de administración el nuevo alcalde llega con su equipo que le acompañó en la campaña electoral para tomar posesión del cargo, sin importar los derechos adquiridos de quienes ahí laboran y menos aún, si hay experiencia o capacidad administrativa.

Los ayuntamientos atraviesan por una situación de quiebra financiera a causa de las nóminas infladas que, cada año es imposible mantener y que por tanto, tienen que pedir el consecuente adelanto presupuestal para poder pagar aguinaldo y prestaciones en el fin de ejercicio anual.

Lo peor del caso es que los despidos se hacen de manera irresponsable, sin cuidar las formas y derechos laborales de los trabajadores y además, sin dar un seguimiento jurídico a cada caso, lo que obliga no solo a las presidencias municipales sino a los gobiernos estatales, pagar enormes cantidades de dinero en laudos laborales.

Esta serie de irregularidades e irresponsabilidades ponen de manifiesto también una gran desatención al interior del gobierno estatal, en donde se ha descuidado el orden y la disciplina institucional.

El viernes pasado la magistrada del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, Griselda Fabiola Flores Medina, en una entrevista con distintos medios de comunicación, informó que se ha generado una gran crisis laboral y burocrática, al registrarse en la actualidad más de mil
despidos y que a nivel estatal son más de cuatro mil.

La magistrada responsabilizó al secretario general de Gobierno, Jehú Eduí Salas Dávila, recientemente nombrado en el cargo por el gobernador Alejandro Tello Cristerna, a quien pidió saque las manos y no mueva títeres en el Tribunal.

Flores Medina ejemplificó que desde el 25 de septiembre se pidió nombrar a un nuevo magistrado que sustituyera a Alejandro José González Saldaña, quien había estado solicitando y obteniendo permisos, para poder mantenerse como director jurídico de la Secretaría de Administración del gobierno del estado, en donde fungía como juez y parte. Fue una irregularidad que se toleró.

Finalmente la ex secretaria general de Gobierno, Fabiola Gilda Torres Rodríguez ya no le aprobó un nuevo permiso el pasado 11 de septiembre, por lo que Jehú Eduí Salas Dávila hizo efectiva la negativa y Alejandro José González Saldaña tuvo que renunciar a la magistratura, y solo quedarse como director jurídico de la dependencia mencionada.

Pero el pleito va más allá y es que la magistrada Flores Medina argumentó que se le ha presionado para que no se liquide conforme a la ley, a la ex magistrada del Tribunal Superior de Justicia, Irene Ruedas Sotelo, quien ganó la demanda en contra del gobierno del estado, pero el anterior director del Issstezac, Víctor Rentería (secretario particular del gobernador en funciones) y el actual, Francisco Javier Martínez Muñoz, no han querido otorgarle la indemnización por el orden de un millón y medio de pesos y pensión superior a los 32 mil pesos.

En entrevista con Pórtico Online el secretario de Gobierno, Jehú Eduí Salas Dávila se mostró sorprendido por las acusaciones emitidas por la presidenta del Tribunal de Conciliación y Arbitraje de Zacatecas. Para el funcionario es importante que esta instancia de justicia laboral obtenga su plena autonomía para que funcione de manera independiente.

Hasta este momento aún no se nombra al relevo de Francisco José González Saldaña en el Tribunal de Conciliación y Arbitraje.

Algo está pasando en el ámbito de la impartición de justicia laboral en Zacatecas y todavía no termina de aflorar.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: AMLO y su compromiso con Zacatecas

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

La visita del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a Zacatecas que formó parte del periplo de agradecimiento por el apoyo recibido en el pasado proceso electoral, se dio en un ambiente de respeto y entendimiento político, al anteponerse primero el interés superior por el estado.

El gobernador Alejandro Tello Cristerna entendió la tendencia electoral mayoritaria a favor del Movimiento de Regeneración Nacional, y después de oficializarse el triunfo de López Obrador le llamó para reconocer y aceptar la derrota de su partido en los comicios presidenciales.

El resultado electoral en Zacatecas es históricamente trascendente, porque como nunca había sucedido, el estado tiene un gran número de representantes populares en las dos cámaras del Poder Legislativo nacional, lo que podría capitalizarse para impulsar el desarrollo de la entidad federativa.

De entrada la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública será presidida por el zacatecano Alfonso Ramírez Cuéllar, quien ya sostuvo una reunión con alcaldes zacatecanos que encontraron las finanzas en quiebra y a los que ha pedido que se organicen para buscar un mejor presupuesto.

Los alcaldes están desesperados por el cúmulo de deudas, laudos laborales millonarios que tienen que pagar, nóminas elevadísimas, escaso presupuesto y una fórmula de asignación presupuestal que tiene que ser revisada para fortalecer las finanzas públicas de los ayuntamientos.

Pero lo que llama la atención es ciertamente los excesos y abusos discrecionales en el manejo de las finanzas municipales, pero los presidentes municipales no piden que se deslinden responsabilidades a sus antecesores y menos aún, presentan un plan integral para el saneamiento de las finanzas de los ayuntamientos.

Pedir únicamente más recursos es una irresponsabilidad por parte de los nuevos alcaldes, lo cual es indicativo de que continuarán las mismas prácticas de opacidad y discrecionalidad en el manejo de las finanzas municipales.

A pesar de todo ello la representación zacatecana en el Poder Legislativo es verdaderamente histórica, y ello puede contribuir a generar mejores condiciones de desarrollo para el estado que, si se cuenta con un plan integral para el crecimiento, se podría colocar a Zacatecas en la vanguardia del desarrollo regional.
El gobernador Alejandro Tello ha hecho a un lado su militancia partidista y ha colocado en el centro, la relación con el presidente de la república electo que rendirá protesta el 1 de diciembre.

Seguramente que en el sector duro del priismo nacional y local el trato diplomático que otorgó el mandatario estatal al presidente electo no cayó nada bien, pero como se observa, se ha privilegiado la estabilidad y el desarrollo del estado.

Sin embargo no todo está dicho ni hay que echar las campanas a vuelo. Aún está muy cerca el apoyo que los zacatecanos dieron a Enrique Peña Nieto en el pasado proceso electoral del 2012 y jamás le redituó en beneficios para el estado.

El único beneficiado fue el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, a quien le impuso la capa protectora a pesar de las serias irregularidades en el manejo de la administración estatal que se generaron y que, como ejemplo, están todavía los “elefantes blancos” que se construyeron y que hoy forman parte del símbolo de la opacidad, ineptitud y corrupción.
Prometer no empobrece pero si frustra cuando no se cumple.

López Obrador comprometió la instalación en Zacatecas de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segumex), la nueva dependencia que suplirá a Diconsa y Liconsa, y adelantó que se invertirán 7000 millones de pesos en acciones diversas, como la construcción de tres nuevas universidades públicas en Pinos, Pánfilo Natera y Mazapil; la ampliación al 100% de la red de internet en el estado y se impulsarán el desarrollo de las comunidades mineras.

También anunció que cerca de 126 mil 335 adultos mayores recibirán una pensión de $1,274 pesos mensuales; el otorgamiento de becas por 2,400 pesos mensuales a 3 mil 397 jóvenes de nivel superior, mientras que a 65 mil estudiantes de preparatoria se les otorgarán apoyos por 800 pesos mensuales para evitar la deserción escolar.

También 30 mil jóvenes serán contratados como aprendices en la industria local y recibirán estímulos por el orden de 3,600 pesos mensuales para lo cual, se integrará un fondo de 1 mil 294 millones de pesos.

El gobernador Alejandro Tello le entregó un plan específico de trabajo para Zacatecas que consiste en el fortalecimiento de estrategias en materia de seguridad, resolver el déficit de la nómina educativa que cada año oscila entre los mil seiscientos millones de pesos aproximadamente, la ampliación de la carretera a Aguascalientes y la construcción de la presa Milpillas que ya está en proceso.

El morenismo en Zacatecas ya se prepara para el asalto al poder dentro de tres años, lo que se vislumbra claramente con la visita de Andrés Manuel López Obrador, quien tiene un plan de atención social que se traduce en asistencialismo, lo que le permitirá no solamente tener el control de la movilización política sino el arribo a la gubernatura en el 2021.

¿Quién estará en los planes de López Obrador para la transición política del 2021?

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: Guadalupe en la inanición financiera

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Este fin de semana se dejaron de recolectar aproximadamente 540 toneladas de basura en el municipio de Guadalupe, si consideramos que se acumulan 180 toneladas diarias y que durante tres días se careció de este servicio público, debido a que los trabajadores de limpia no recibieron el pago de su quincena, lo que mostró la falta de liquidez financiera del ayuntamiento heredada por la pasada administración municipal priista.

De acuerdo a las denuncias que ha hecho el actual alcalde de Guadalupe, Zacatecas, Julio César Chávez Padilla, la anterior administración municipal dejó deudas por el orden de los 850 millones de pesos, por lo que no tendría condiciones financieras para enfrentar los pagos inmediatos.

Lo anterior se puso en parte de manifiesto este fin de semana ya que la administración municipal que gobierna bajo las siglas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no tuvo suficiencia para pagar la quincena a los trabajadores del departamento de Limpia del ayuntamiento guadalupense, por lo que decidieron no trabajar y dejar sin el servicio a más de 160 mil habitantes.

Hasta el momento el ayuntamiento de Guadalupe carece no solamente del pago de gasolina, un energético básico para la operación del patrullaje y la seguridad vecinal, así como para la movilidad de las unidades recolectoras de basura, sino que se adeudan 42 millones de pesos a empresas gasolineras.

De acuerdo a la estimación del alcalde Chávez Padilla, los 850 millones de pesos de deuda municipal representan el doble del presupuesto anual del municipio en cuestión, lo que se traduce también en una limitación para solicitar un empréstito con la banca privada, independientemente de que el cabildo y el congreso lo aprueben, puesto que sería un financiamiento para gasto corriente y no para infraestructura.

Pero el tema de precariedad financiera no queda ahí solamente, sino que pone en una situación extraordinaria al ayuntamiento, debido a que ni siquiera tiene recursos para pagar la deuda con la Comisión Federal de Electricidad, paraestatal que si decide suspender el servicio eléctrico, cuyo pago mensual es de tres millones de pesos, dejaría paralizado al municipio y a la población en manos de una creciente inseguridad pública.

Este es parte del escenario financiero del municipio de mayor crecimiento en el estado y el segundo más poblado de Zacatecas, conurbado con la capital, en donde los problemas de inseguridad han ido a la alza.

En entrevista con la emisión radiofónica de Pórtico Online el alcalde Julio César Chávez Padilla precisó que demanda una disculpa pública de su antecesor, el priista Enrique Guadalupe Flores Mendoza, y el resarcimiento al erario municipal, pero que de no suceder ello, actuaría por la vía institucional y jurídica para aplicar justicia por el daño hecho a los guadalupenses.

El municipio de Guadalupe tiene una historia electoral muy interesante puesto que hasta antes de 1998, año de la transición política en el estado, fue gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A partir de 1998 gana la elección el Partido de la Revolución Democrática con Laura García Medina (1998-2001) y de ahí en adelante este partido ganaría todos los procesos hasta la llegada de Rafael Flores Mendoza (2010-2013), en cuyo período se pierde la supremacía electoral perredista y las elecciones son ganadas por el priista Roberto Luévano Ruiz.

Como puede observarse el municipio ha transitado con el impulso de la corriente partidaria dominante entre el electorado, en los tres momentos que se han registrado en la historia democrática zacatecana: en 1998, con el PRD; en el 2010, con el regreso del PRI a la gubernatura y en el presente año con el triunfo de la coalición Juntos haremos historia que encabezó el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

A pesar de la tendencia abrumadora de Morena el priismo local estimaba que el PRI retendría la preferencia electoral con la propuesta de reelección de Enrique Guadalupe Flores Mendoza, pero no sucedió así, la derrota priista fue abrumadora en la demarcación municipal.

El actual alcalde guadalupense, Julio César Chávez Padilla, es un joven zacatecano que trabajó en los medios de comunicación locales, sobre todo en las televisoras Tv Azteca y Televisa y que incursionó en la política doméstica de la mano y cobijo del actual diputado federal, Samuel Herrera Chávez, quien lo apoyó para que fuera regidor por el Sol Azteca en el cabildo guadalupense.

Pero en la transición municipal del año 2013 decidió incorporarse a las filas de la coalición PRI-Verde, para arribar a la secretaría del ayuntamiento guadalupense bajo la presidencia de Roberto Luévano Ruiz (PRI).

Hasta antes de ser postulado por la coalición Juntos haremos historia, Chávez Padilla se desempeñaba como sub secretario de la Secretaría General del gobierno del estado, pero el martes 27 de febrero del presente año publicó en su cuenta de Twitter su renuncia al cargo, para después ser postulado a la presidencia municipal de Guadalupe.

Hoy, dicha administración municipal, vive una de sus peores crisis financieras y de servicios públicos, a la que se agregan millonarios laudos laborales pendientes que tiene que pagar el actual ayuntamiento que, por cierto, aún no inicia el proceso de separación del personal de confianza y las liquidaciones correspondientes.

Al tiempo.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto