Conéctate

Espacio de opinión

Los millennials y el sismo

Redacción

Publicado

en

Por Fátima Ivette Gómez Vargas

Los cambios en mi país están cada vez más cerca, me aferro a creer. Trato de ser objetiva y realista en momentos como estos; en los que, por un lado, observo atenta y entusiasmada cómo la mayoría de ciudadanos se unen en situaciones sin duda devastadoras.

Por otro lado, me quedé sorprendida, debo confesar, de ver a mi generación, los tan mentados Millennials alzando la voz, levantándonos de nuestros asientos y ser proactivos apoyando, organizándonos sin esperar a que las cosas sucedan.

Después de la sacudida que nos dio la tierra el pasado martes y la saturación por todos los medios del seguimiento de los hechos me quedé reflexionando, meditando sobre una pregunta que se clavó en mi mente por más de dos días: ¿Por qué se tenía (o tiene) la percepción de que los millennials somos apáticos, ególatras y poco activos socialmente hablando? Yo misma tenía esa percepción de mí.

Pero conforme veía más y más las redes sociales la pregunta se empezaba a clarificar ante mis ojos. Cada vez que veía un tweet, un hashtag, un Face live de jóvenes volcados a las calles ayudando, donando, ofreciendo sus redes para dar con el paradero de las personas, ofreciendo sus talentos a cambio de un donativo, vestidos de dragones para llevar una sonrisa a los niños, estudiantes dispuestos a aplicar sus conocimientos para el que lo necesitara, son apenas unos pocos ejemplos conmovedores y cargados de la energía suficiente para no desistir en los momentos de cansancio.

Entonces empecé a recordar cuando fui docente a nivel Universitario. Mis alumnos, que no estaban tan lejos de mi propia edad, me parecían un tanto apáticos y faltos de interés por las asignaturas y las calificaciones.

Recuerdo que siempre traté de hacerles “más amenas” las clases que les impartía. Los mejores resultados siempre los obtuve cuando les daba más libertad de expresión y creatividad. Siempre me quedó claro, que incluso cuando yo era estudiante, perdía el interés en la materia cuando ésta se volvía ajena a mí, cuando sólo eran datos que memorizar, preguntas que contestar e información que no veía utilidad en mi vida diaria.

Cuestionaba a mis pobres maestros cada palabra que salía de su boca, cuestionaba su método de enseñanza, su criterio para calificar y hasta el examen que debía contestar. Qué dolor de cabeza debí ser

Es aquí donde llego a la conclusión de que no somos una generación “perdida” y aquí están mi muy particular punto de vista:

Cierto que a las generaciones anteriores les tocaron tiempos duros y de mucho trabajo y eso es lo que esperan ver en sus hijos. Déjenme decirles algo: por supuesto que entendemos, valoramos y agradecemos su esfuerzo.

¡No es que no queramos trabajar, es que el trabajo tradicional (jornadas de 8 horas, horarios estrictos, estructuras rígidas y jerarquías de autoridad marcadas) no nos hace sentir plenos, felices, libres y eso nosotros lo valoramos mucho! No elegimos un trabajo sólo por la remuneración económica, buscamos trabajos flexibles, menos rígidos, donde sentirnos más cómodos y plenos.

Déjenos hacer home office, déjenos expresar nuestras ideas, creatividad y deseos y verán como nuestra productividad se eleva de inmediato.

Nos gusta investigar y tener nuestro propio criterio. Esa “rebeldía” que mostramos al querer cuestionarlo todo se debe a que tenemos la información a la mano; nos gusta distinguirnos entre los demás y no creer en lo que se nos ha dicho que tenemos que creer.

No me malinterpreten, simplemente buscamos apropiarnos de las creencias que van mejor con nuestra manera de pensar. No se preocupen, no es que hayamos dejado los valores y sus consejos de lado, es que estamos apropiándolos a nuestra forma de vivir.

Hay cosas que se han perdido y cosas que se han ganado con cada generación. Cosas que mejoraron y cosas que no. Lo que sí puedo dar fe es que sí nos interesa participar, queremos que nuestra voz sea escuchada, deseamos tener mejores condiciones de vida.

El detalle es que no creemos en las estructuras prestablecidas en tiempos donde ni siquiera fuimos procreados; creemos en las personas, en sus ideas y sus actos. Nos gusta la inmediatez, los diálogos naturales, directos, de tú a tú; nos gusta la neta, las cosas como son y no andar dando rodeos; nos gusta lo auténtico no lo prefabricado; nos gusta unirnos al contenido que realmente nos interesa. Queremos participar y para ello estamos construyendo nuestra propia estructura.

No nos pierdan de vista porque aquí permanecemos. Que nuestras palabras sigan guiando nuestros pasos y nuestras acciones continúen hablando por nosotros, que esta historia aún no la terminamos de escribir…

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Espacio de opinión

Novedades sobre la metástasis

Redacción

Publicado

en

Por Juan Antonio Pérez

Algunas personas causan felicidad
a donde van;
otras, cuando se van.

OSCAR WILDE

La Ciencia es la vía de conciliación entre los intereses de la Naturaleza y el ser humano como especie. Un descubrimiento reciente, publicado por investigadores de la universidad norteamericana de Yale, hace referencia a un nuevo tipo de células humanas, misma que sería las responsables directas de la metástasis del cáncer.

El prefijo griego “meta” significa “más allá”, y en el caso del cáncer, significa la expansión de un tumor canceroso en órganos distintos a aquel en el que se originó el tumor primario. La metástasis es la responsable del 90% de los fallecimientos por cáncer: la movilidad del mal es el mayor de los problemas.

Combatir el cáncer es complicado por la naturaleza misma del mal. Los mecanismos genéticos que ocurren en la aparición y desarrollo del cáncer son todavía desconocidos, pero la humanidad cuenta ya con métodos para combatir las tumoraciones, particularmente en etapas iniciales.

Como ya apuntamos, una de las mayores dificultades terapéuticas o clínicas es que el cáncer no se “está quieto”, por decir así, “viaja” entre órganos y se “instala” en alguno de forma hasta ahora impredecible.

A principios del siglo XX se formuló la hipótesis, aún vigente. De que los leucocitos o glóbulos blancos son los responsables de transmitir en cáncer entre órganos. El hecho de que la función de los leucocitos sea fundamentalmente la respuesta inmune parece apuntalar esta idea. La respuesta inmune significa que ante una amenaza en alguna parte del cuerpo, los glóbulos blancos son los encargados de hacer actuar los anticuerpos en esa zona, combatiendo la aparición y desarrollo del posible mal. El cáncer ocurre cuando el sistema inmune ataca a las células sanas.

El trabajo al que hoy hacemos referencia apunta hacia células recién descubiertas, del tipo de los macrófagos, que se fusionan con células cancerosas, de la misma manera que los espermatozoides y los óvulos se fusionan dando paso a la vida. La diferencia es que este tipo de fusión cancerosa apunta en sentido contrario. Los macrófagos son células bien identificadas del sistema inmune.

Esta células híbridas, producto de la fusión, tienen la propiedad de esparcirse con gran facilidad y rapidez, lo que explica lo expedito de la metástasis. El trabajo puede consultarse en el número de septiembre de Scicence Advances (advances.sciencemag.org/content/4/9/eaat7828).

Otro descubrimiento asociado con el cáncer, y con la actitud de los humanos hacia los enfermos se encuentra en el número del 3 de septiembre del prestigiado medio científico Nature Communications (www.nature.com/articles/s41467-018-05737-w). En resumen, este artículo revela que un entorno social favorable contribuye a detener el avance del cáncer. El enfermo y el médico pueden hacer lo que les toca, pero las personas en contacto inmediato con el paciente también aportan su granito de arena.

Seguir leyendo

Espacio de opinión

El milagro humano

Redacción

Publicado

en

Por Juan Antonio Pérez

Si lo imaginas, es real.
Pablo Picasso

La Ciencia es esa inagotable actividad a través de la cual el ser humano se acerca al conocimiento de la Naturaleza, y en particular el conocimiento de sí mismo. Apenas en agosto 27 de 2018, la prestigiada revista Nature Neuroscience, publicó un artículo que da cuenta de un descubrimiento que confirma lo maravilloso que es la vida humana.

La vida misma es ya un hecho, que sólo admite el calificativo de milagro, desprovisto, por supuesto de todo contenido religioso o místico. Por encima de la vida, en la cumbre de la organización de la materia y la energía, se encuentra la vida humana.

En el trabajo citado, se consigna al hallazgo de neuronas, de un cierto tipo, que se encuentran exclusivamente en el cerebro del homo sapiens sapiens: usted y yo.

Las neuronas, en general, semejan un arbusto otoñal, desprovisto por ello de follaje. Estas nuevas neuronas han sido denominadas metafóricamente como Rosehip (cadera de rosa), pues, a decir de sus descubridores, presenta un aspecto similar al de un rosal “desnudo”. La versión castellana del nombre de estas novedosas neuronas es Rosa Mosqueta, haciendo referencia a una especie de rosal particularmente espinoso y de tallos altamente flexibles.

Es altamente probable que estas células nerviosas sean, en gran medida, las responsables de eso que suele calificarse como “la naturaleza humana”, ya que se encuentran en la capa más externa de la corteza cerebral, zona cerebral que se asocia con la consciencia.

Esta característica, la consciencia, de entiende como la capacidad de reconocer la realidad del entorno e interactuar con ella. Se entiende como una propiedad exclusivamente humana, y dado que, por lo menos hasta ahora no se sabe de otra especie zoológica que posea células como éstas, puede especularse que concentrar “lo humano”.

Las neuronas recién descubiertas son del tipo inhibitorio, es decir, su función es detener la acción de otras neuronas. Por otra parte se conectan fundamentalmente con neuronas piramidales, un tipo de células excitatorias que se encuentran en capas más profundas de la corteza cerebral. Es probable que estos dos tipos de células sean duales y complementarias.

El trabajo tiene 31 autores, siendo el primero de ellos la investigadora húngara Ezster Boldog de la Universidad de Szeged y puede ser consultado por cualquier interesado y sin costo en la web: www.nature.com/articles/s41593-018-0205-2.epdf.

Las Rosas Mosqueta no han sido encontradas en roedores, que son de los seres vivos más estudiados por la Biología, y su búsqueda será iniciada en primates: las especias más cercanas a nosotros. Esperemos.

Seguir leyendo

Espacio de opinión

Pena ajena

Redacción

Publicado

en

Por Juan Antonio Pérez

La política es el arte de disfrazar
de interés general el deseo personal.
EDMOND THIAUDIÈRE

¡Elba Esther no es inocente! El hecho de que se encuentre en la comodidad de uno de sus múltiples y lujosos departamentos es una afrenta para todos los mexicanos, y un reto para el presidente electo, cuya bandera fundamental es el combate a la corrupción.

Hace cinco años, a unos cuantos días de la detención de la señora Gordillo -a quien no puedo llamar “maestra” sin correr el riesgo de ofender la dignidad de quienes entregan la vida en las aulas- escribí, en este mismo espacio, manifestando muchas dudas y contrariedades.

Parecía un contrasentido que Juan Díaz de la Torre, otrora encargado del cargarle el portafolios a doña Elba, le sucediera. Escribí entonces que bajo tales circunstancias, nada cambiaría en el SNTE. Y nada cambió.

Esa corrupción hecha mujer, nunca estuvo realmente encarcelada. Pasó de vacacionar en una clínica de lujo a la vida suntuosa del arresto domiciliario, y luego a la calle. Parecía un pacto, apestaba a pacto y ha evolucionado como un pacto. A mi me late que se trató de un pacto.

La sentencia que le otorga la libertad, enfatiza la ausencia de una denuncia por parte de los afectados. Y claro, eso nunca iba a ocurrir con Juan Díaz al frente. Este mismo oscuro “corre ve y dile” se apresura, inmediatamente después de la “liberación” a declarar que a él no le constan los desvíos de recursos del SNTE, durante la presidencia de Gordillo Morales.

Da pena ajena. Su actitud más parece la zalamera actitud de un perro guardián, en afán de hacerle claro al amo que ha cuidado la casa en su ausencia. En el mismo sentido, un grupo de la dirigencia magisterial del SNTE, ni tardo ni perezoso se apresuró a solicitar la restitución de los “derechos sindicales” de la señora Gordillo.

Curiosamente éste grupo, que se hace llamar “Grupo de Análisis Jurídico y Dignidad Magisterial”, ha exigido la renuncia de Juan Díaz, y su líder, Venancio Morales, habla de ponerlo tras las rejas. Gordillo no está contenta con el desempeño de su lacayo.

El expediente de la PGR en contra de Elba Esther estaba mal fundamentado, acusándola de, entre otras cosas, delito que no podría probar, y omitiendo aquellos de veracidad evidente. Esta forma de incompetencia profesional no hace sino reforzar la hipótesis del pacto.

Muchos delincuentes de alta peligrosidad andan sueltos gracias a los expedientes mal integrados. No es Gordillo ni el único ni el primero de los casos: ¿corrupción o negligencia?

La promesa de combate a la corrupción de Andrés Manuel tiene ante sí un caso más que visible. Veremos de qué está hecho.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto