Conéctate

Código Político

Código Político: Cucarachas en el PRI

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online

El dirigente del PRI zacatecano, Roberto Luévano Ruiz, evidenció la grieta en su partido, las divisiones que prevalecen en su interior y sobre todo, las voces que cuestionan al actual liderazgo.

Alejado de los medios de comunicación y en especial de la actividad partidista, el líder del Comité Directivo Estatal priista hizo alusión a los intentos de traición en las filas del tricolor, en donde no prevalece el optimismo electoral para el desenlace del próximo año, cuando se renueven la presidencia de la república, el Senado, el congreso federal y aquí en Zacatecas, los 58 ayuntamientos y el congreso local.

El endurecimiento del discurso frente al gobernador Alejandro Tello es una muestra de las presiones internas en la militancia priista, en donde ya se asoman los cuestionamientos, las inconformidades y sobre todo, el abandono del partido que hoy gobierna en Zacatecas con la membresía prestada.

“Los priistas no traicionamos, los priistas no escuchamos el incongruente canto de las sirenas; el priista nunca se baja como cucaracha al primer vaivén del barco, ni siquiera en zozobra”.

Aquellos a los que llama cucarachas son los mismos que han regresado ahora al congreso o a la administración pública estatal; los que en un momento dado abandonaron el barco tricolor y se fueron con Ricardo Monreal en 1998 al PRD y ahora, muchos de aquellos  militantes están de regreso.

Luévano Ruiz afirmó en su discurso “que se vaya quien se tenga que ir, que no lo anuncien, que no lo pregonen… Desterremos el oportunismo ramplón, que se bajan, al primer vaivén de las olas que anuncian tormentas”.

¿Cuál es la razón de este discurso del líder estatal priista? ¿A quién o quiénes van dirigidas estas lapidarias expresiones?

En cambio el mandatario estatal fue más conciliador al mencionar que “es tiempo del diálogo, del consenso y de la propuesta constructiva que nos permita garantizar un avance hacia una verdadera democracia”.

En la pasada asamblea estatal deliberativa y electiva, preparatoria a la XXII Asamblea Nacional Ordinaria del PRI realizada en la sede estatal del tricolor, Tello Cristerna destacó que “hoy más que nunca debemos ser autocríticos y aprender de nuestros errores”.

En los últimos 20 años el priismo zacatecano ha estado inmerso en una serie de cambios traumáticos al interior de su militancia, etapa que se inició con la fractura que protagonizó Ricardo Monreal Ávila, cuando abandonó sus filas al no ser postulado candidato a la gubernatura del estado.

Muchos militantes priistas y dirigentes de este partido lo abandonaron en demanda de una mayor democratización del partido, al exigir una consulta a la base para designar a su candidato en las elecciones de 1998.

Desde entonces el PRI se debilitó fuertemente. Perdió la elección y el PRD gobernó durante 12 años hasta que en el 2010, un ex perredista, Miguel Alonso Reyes, abandonó las filas del Sol Azteca y buscó el cobijo de la entonces líder nacional priista, Beatriz Paredes, para ser postulado como candidato de ese partido y ganar la elección en Zacatecas.

Pero el priismo de viejo cuño no ha estado gobernando al estado, ha sido una especie de híbrido político en el que predominan los intereses y acuerdos del gobernante en turno con la cúpula nacional, lo que ha mantenido en la marginalidad del ejercicio del poder al tricolor en el estado.

En la actual administración de Alejandro Tello Cristerna no hay excepción. Muchos priistas están resentidos porque no participan de la cuota del poder que dicen merecer, puesto que las principales posiciones en el gobierno son ocupadas por personajes ajenos incluso al estado y al Revolucionario Institucional.

En las posiciones mas importantes de la burocracia estatal no destacan las figuras del priismo tradicional, aquél que fue fiel al partido que gobernó al estado por siete décadas y que después se volvió oposición.

El PRI se convirtió en franquicia del gobernador en turno, quien procuró el acuerdo nacional y desplazó a las expresiones locales.

El agotamiento de los partidos políticos y la debilidad en la preferencia electoral que ha mostrado el PRI en los últimos comicios, en los que ha perdido 3 millones de votos aproximadamente, golpean a la otrora disciplina partidaria que le permitió mantener el poder y recuperarlo después de haberlo perdido en las elecciones del año 2000.

La incertidumbre en la viabilidad electoral del 2018 hace mella en la militancia del priismo zacatecano, que cada vez se siente más alejado de la estructura del poder, tanto en la administración estatal como en los puestos de representación popular.

¿A qué priistas llamaría Roberto Luévano Ruiz cucarachas que se bajan del barco en el primer vaivén?

Al tiempo

La agudeza informativa que usted merece para estar bien informado. Escúchenos en 89.9FM XEPC @Sonido_Estrella #Zacatecas. Visítenos en http://porticoonline.mx

Código Político

Código Político: Cierren las puertas…

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Hasta el cierre de esta edición, como dicen los clásicos en el periodismo impreso, el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas había registrado 7,613 candidatos a las presidencias municipales y al congreso del estado, con lo cual culmina una etapa importante del proceso electoral 2018 que nos traerá algunas sorpresas y otras decepciones.

No es pesimismo sino realismo. No se observa en el panorama de propuestas electorales personajes que tengan madurez, visión de Estado y compromiso con la sociedad zacatecana, lo que ha quedado de lado desde hace muchos años en estas tierras lopezverlardianas.

Los zacatecanos asisten a una lucha por el control de ciertos espacios territoriales y cotos de poder regional, pero predomina en especial la ambición económica en la mayoría de los contendientes.

El escenario que observamos particularmente en este proceso electoral en Zacatecas, es no solamente el debilitamiento del sistema de partidos (nueve con registro nacional y cuatro estatales), sino la pérdida del rumbo político y la ausencia de un liderazgo que aglutine a las distintas expresiones sociales, políticas, culturales y económicas del estado, para darles confianza y rumbo, en una palabra, conducción.

Los partidos “fuertes” con registro nacional están fraccionados y divididos. Resienten la ausencia de una mano firme y de una visión que les dé certeza en el presente y en el futuro inmediato.

El PRI que ha gobernado en el estado y que experimentó la alternancia con el PRD de 1998 al 2010, regresó al poder de la mano de gobernantes que no han militado en este partido, pero que tampoco le aportaron una nueva generación política a la organización.

La ruptura de la coalición electoral flexible con el Partido Verde Ecologista de México, evidenció la desavenencia entre partido y gobierno, pero además obligó a la dirigencia partidista a improvisar en el registro de candidatos en algunos municipios importantes del estado.

En dos municipios que son clave para la captación electoral el PRI tuvo que hacer cambios. En Fresnillo, retiró la candidatura de José Haro de la Torre y registró a Benjamín Medrano, ex diputado federal con licencia que ya gobernó a este municipio. Pero en Zacatecas improvisó con el registro de Julio César Nava de la Riva, ex delegado de la Secretaría de Desarrollo Social que carece de experiencia electoral y de trabajo político en la capital.

Sin embargo el gran perdedor en esta contienda parece que será el Partido Verde Ecologista de México, quien se quedó con la segunda fórmula de la candidatura al senado, pero perdió a uno de sus cuadros valiosos y principal operador político, Víctor Armas Zagoya, quien dio la espalda al senador Carlos Puente, dirigente nacional del Verde, para registrarse como candidato a una diputación local en el congreso zacatecano.

Víctor Armas se inició en el PRI pero aprendió la operación política en el PRD de Amalia García Medina; estuvo brevemente en el Partido del Trabajo cuando lo controlaban el clan Monreal y después se refugió en el Verde Ecologista, de donde ha salido para regresar a sus orígenes y contribuir al debilitamiento del partido que le dio cobijo en una secretaría en la actual administración gubernamental.

Al Verde Ecologista en Zacatecas solo le resta apostarle todos sus recursos a su candidato a la alcaldía capitalina, Cuauhtémoc Calderón, empresario restaurantero que entró a la política electoral con tanta fortuna que, en su primera incursión como candidato por Acción Nacional, ganó la presidencia municipal de la capital zacatecana.

Pero Calderón en aquel episodio rompió lanzas con el grupo hegemónico albiazul “La sagrada familia” y al término de su paso por la presidencia municipal de Zacatecas buscó refugio en el PVEM que lo hizo diputado local en la LXI legislatura.

Pero las viejas rencillas electorales con el entonces gobernador Miguel Alonso Reyes, lo obligaron a romper con el gobierno y marcharse a Morena, con lo cual quedó “automáticamente” fuera del Verde, como lo dio a conocer Víctor Armas, aunque a su regreso hace unos días se dijo que “había pedido permiso”.

Hoy Cuauhtémoc Calderón Galván es el aspirante local fuerte del Verde, pero la ruptura con el tricolor debilita su candidatura. El Verde no tiene una estructura sólida en la capital del estado y aunque él tiene carisma y un bagaje político importante, carece de una dirigencia estatal fuerte y que al contrario, hoy está cada vez más diezmada. Todas las decisiones estarán soportadas en sus hombros y en sus recursos.

Acción Nacional también atraviesa por una situación de fragilidad. Su actual dirigente, Noemí Luna Ayala, ha perdido la brújula y su mentor, José Isabel Trejo Reyes, ya le retiró el apoyo que inicialmente le proporcionó. Se ha quedado sola por sus desatinos, inexperiencia y falta de oficio político. Era de esperarse.

Pero de este último apunte hablaremos con mayor profundidad en la próxima entrega.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: ¿Dónde están las campañas?

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online.

Las rupturas de coaliciones electorales, las tensiones para mantenerlas y los pleitos al interior de las dirigencias de los partidos políticos, complican el escenario electoral y opacan el arranque de las campañas federales en Zacatecas.

El único partido que hizo un acto oficial de arranque de campaña fue el Revolucionario Institucional, en tanto que el resto de los partidos con registro nacional ni siquiera mandaron un boletín de prensa a los medios de comunicación.

¿Qué significa este comportamiento atípico?

Veamos la realidad en las dirigencias estatales:

La alianza PRI-Verde se rompió formalmente. Fue un golpe seco que dejó a varios militantes paralizados. La designación de Raúl Rodríguez Márquez cayó como balde de agua helada para un sector del priismo duro fresnillense que apoyaba la precandidatura de Adolfo “Fito” Bonilla al senado de la república.

La cancelación de la alianza electoral parece una respuesta a la decisión de la candidatura de Rodríguez Márquez en la Ciudad de México, pero la semana pasada la dirigencia estatal priista convocó a conferencia de prensa para presentar al candidato del Verde. ¿Cómo explicar esta aparente contradicción?

La explicación lógica sería que Rodríguez Márquez es el candidato del gobernador Alejandro Tello Cristerna, lo que evidencia una fractura al interior del priismo zacatecano que pretende ser subsanada con su “disciplina partidaria”.

En la coalición Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social (PES) las tensiones están a la orden del día. La semana pasada fue suspendido de sus funciones el dirigente estatal, Fernando Arteaga por parte de la Comisión de Honestidad del partido, para dar cauce a una investigación sobre el manejo de recursos económicos, generado por la contratación de espacios para la realización de una asamblea.

El problema, al parecer, fue en el sentido de que se duplicó una contratación debido a que el senador David Monreal ya había contraído un compromiso de contratación con el mismo objetivo.

Lo de fondo no es la duplicación de contrataciones, sino la pelea para disponer de espacios de candidaturas, tanto locales como federales.

Los interesados en ganar espacios no se dan cuenta que el Comité Ejecutivo Nacional de Morena atrajo la designación de candidaturas, y que ello deja fuera de lugar a los pretenden colocar a sus amigos o a sus compromisos.

En lo que si ahondan es en la división al interior del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Zacatecas. En la coalición “Juntos Haremos Historia” la dirigencia petista no tiene problemas ni el Partido Encuentro Social, el conflicto está en otro lado.

Algo similar está pasando en la coalición “Por México al Frente” que integran PAN, PRD y

Movimiento Ciudadano. La situación llegó a su punto de efervescencia a grado tal, que estuvo a punto de romperse en Zacatecas.

¿Qué sucedió?

Lo mismo. La pelea por las posiciones electorales, pero también la agudización del conflicto entre el grupo del ex alcalde de Guadalupe y ex diputado local, Rafael Flores Mendoza y el actual dirigente del Sol Azteca, Arturo Ortiz Méndez.

El pleito entre estos perredistas viene desde la designación del candidato a la gubernatura del estado en el 2016, proceso que ganó Flores Mendoza por la vía jurídica y que dejó en el camino a Pedro de León Mojarro, el candidato de Ortiz Méndez.

De hecho el actual dirigente estatal perredista acusa al candidato al senado por el Sol Azteca de ser un traidor y estar coludido con su hermano, Enrique Flores Mendoza, candidato priista que busca la reelección en la presidencia municipal de Guadalupe. “Es un caballo de Troya”, ha dicho Ortiz Méndez.

Finalmente la alianza electoral se ratificó entre PRD, PAN y Movimiento Ciudadano, pero los conflictos se mantienen y tensan una relación política basada en una confianza endeble.

Acción Nacional no canta mal las rancheras pues mientras que el ex diputado federal José Isabel Trejo Reyes tiene el control de la dirigencia estatal a través de su incondicional, Noemí Luna Ayala, una joven a la que hizo diputada local con unos cuantos meses de militancia partidista, controla también la lista de plurinominales y la designación mayoritaria de candidaturas blanquiazules.

Trejo Reyes tomó el control del grupo político panista de “La Sagrada Familia” desde hace varios años en Zacatecas, para después concentrarse en la Ciudad de México en donde, fue un aguerrido seguidor de Gustavo Madero, cuando mantenía el control del CEN panista, (fueron compañeros en el Senado) después lo fue y lo sigue siendo, del ahora candidato presidencial Ricardo Anaya.

Aunque hoy es el panista con mayor poder en ese partido en Zacatecas, hay expresiones marginadas y humilladas que están haciendo un trabajo territorial, puesto que tampoco comparten los métodos de Trejo Reyes para comprar las voluntades de la militancia blanquiazul en el estado.

¿Dónde están las campañas en Zacatecas?

Quizá esperando montarse en los hombros de los candidatos a la presidencia de la república, pero lo que es un hecho, es que están inmersas en el conflicto intestino de los partidos.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: La ruptura electoral entre PRI y Verde

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online.

Nadie se tomó la molestia de informarle al PVEM en Zacatecas, ni consultarle, el rompimiento de la alianza electoral con el Revolucionario Institucional. El senador Carlos Puente Salas, dirigente nacional del Verde, se enteró de la cancelación electoral por los medios de comunicación.

La alianza electoral “flexible” en Zacatecas entre el tricolor y el Partido Verde Ecologista de México no satisfizo a nadie. No era una coalición fuerte, sólida, sino con un amplio margen de maniobra para el Verde y con una gran desventaja para el partido que gobierna en el estado.

De hecho la coalición electoral entre ambos partidos fue la última en registrarse ante el IEEZ el pasado 3 de enero, y lo hizo poco más de una hora previa al término del límite legal para su registro.

La imagen que proyectó la alianza flexible en el Instituto Estatal Electoral de Zacatecas (IEEZ), fue de poca fuerza e inconsistencia, de un liderazgo endeble de un partido que gobierna en el estado.

El fracaso de la coalición electoral del priismo zacatecano inició cuando el Partido Nueva Alianza (Panal) lo dejó plantado y rechazó ir coaligado, en tanto que el Verde se reservó la segunda fórmula al senado, un distrito electoral federal, 18 presidencias municipales y un buen número de distritos locales, lo que motivó la inconformidad de muchos priistas.

Son excesivas sus demandas, diría la CTM en Zacatecas.

El tricolor no se ve consistente. Un cúmulo de errores han marcado su ruta fallida. Un dato: el pasado jueves 25 de enero fue presentado ante la dirigencia priista zacatecana, el nuevo delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en el estado, Jorge Romero Romero.

El hidalguense llegaba con ese nombramiento por segunda ocasión a Zacatecas, designación que no fue bien acogida por un grupo de priistas. Pero la disciplina partidaria lo aceptó.

Semanas después el delegado priista se veía envuelto en un escándalo en un restaurant de la zona conurbada Gudalupe-Zacatecas, en donde se lío a golpes con otra persona. Al parecer en al calor de la pelea salió a relucir una pistola. Entre los comensales estaba el comandante de la zona militar al que Romero prácticamente “le ordenó” que se llevara a la persona que había sacado el arma. Diplomáticamente el general desoyó “la orden”.

Las ínfulas y la agresividad del hidalguense, dicen algunos priistas, lo llevó a cometer excesos y fue relevado del cargo.

El pasado 23 de marzo fue designado el michoacano Fernando Castro Ventura como nuevo delegado del CEN priista para relevar a Jorge Romero en Zacatecas.

Este escenario antecedió a otras sorpresas, la más importante, el registro de Raúl Rodríguez Márquez como candidato al Senado de la república, en la segunda fórmula del estado. En la primera va la diputada federal con licencia, Claudia Anaya Mota.

La especulación sobre la candidatura al senado fue muy grande. Uno de los principales interesados era el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, actual director de Fonatur, pero quien también aspira a esa postulación es Adolfo “Fito” Bonilla Gómez, actual secretario del Campo en Zacatecas. En el escenario de probabilidades se apuntaba también a los empresarios Eduardo López y José Aguirre. Pero Carlos Puente Salas, líder nacional de Verde optó por Raúl Rodríguez Márquez.

El ahora candidato al Senado fue secretario de Finanzas del gobernador Arturo Romo Gutiérrez y al término de esa administración emigró a la Ciudad de México en donde se incorporó como director de relaciones corporativas del Grupo Modelo, en donde haría una fuerte amistad con el actual gobernador, Alejandro Tello Cristerna, quien también laboró para el grupo pero en Zacatecas.

Rodríguez Márquez aprovechó muy bien su exitosa estancia en el grupo cervecero y gracias a ello ocupó un espacio y relaciones personales en el Consejo Coordinador Empresarial, en Canacintra y en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), instituciones de donde ha recibido el beneplácito por su registro como candidato al senado.

El 24 de marzo publicó en su cuenta personal de twitter:

Más

En mi último consejo tecnico @Tu_IMSS . Agradecido con @tuffic_miguel y directores normativos ,por su gran apoyo y palabras ,así como mis compañeros de los sectores q dan vida al tripartismo. Gran institución de los mexicanos.

El 21 de marzo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón había publicado el siguiente mensaje en su cuenta personal de Twitter:

Importante reconocimiento a nuestro amigo @raroma47 , un miembro activo del sector empresarial mexicano, por su registro como candidato a Senador de la República por Zacatecas. Sabemos que impulsará una agenda de desarrollo, en coincidencia con la visión del sector empresarial.

El actual representante del gobierno de Zacatecas en la Ciudad de México tiene una extraordinaria red de relaciones en el ámbito empresarial e incluso, mediático, pero en Zacatecas ha estado ausente por más de 20 años.

Su hermana Susana Rodríguez Márquez dirige el PVEM en el estado y su hermano Mario fue nombrado recientemente delegado de ese partido en Zacatecas, pero será insuficiente para fortalecer una campaña.

Rodríguez Márquez fue registrado el pasado 19 de marzo como candidato propietario en la segunda fórmula al senado y lleva como suplente a Silverio López Magallanes.

El pasado 28 de marzo el PRI rompió la alianza electoral con el Verde, nueve días después del registro de Rodríguez Márquez. Pero nadie informó al senador Puente Salas de la cancelación de la alianza electoral.

¿Fue la gota que derramó el vaso?

Al tiempo.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto