LaMiradaYLaPalabra

La mirada y la palabra: La intromisión política de Miguel Alonso

El diputado federal Francisco Escobedo Villegas, coordinador de la representación de legisladores priistas en el congreso de San Lázaro en la Ciudad de México, rendirá su primer informe de labores parlamentarias mañana sábado en Jerez, cabecera de su Distrito Electoral.

La noticia no tendría mayor trascendencia si solo se tratara del cumplimiento obligatorio de un representante popular, pero cobra relevancia porque al acto político estará presente el ex gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, actual director de Fonatur.

En su informe de labores legislativas en el Senado de la República presentado el mes pasado, el senador José Marco Antonio Olvera Acevedo, exhortó a la unidad en torno al gobernador Alejandro Tello Cristerna, pero este sábado sucederá todo lo contrario.

Será el primer acto público de carácter eminentemente político al que asistirá el ex gobernador y que, según ha trascendido, está convocando a una reunión con diputados locales, delegados federales y seguidores en su ostentoso rancho de la comunidad de Mal Paso.

El actual director de Fonatur realiza a través de sus operadores políticos, trabajo preelectoral de organización y fortalecimiento de su estrategia pie a tierra, en la búsqueda de posiciones, en una palabra, de candidaturas en los distritos electorales y cabeceras municipales rumbo a las elecciones del próximo año, período en el que buscará la candidatura al Senado de la República.

El activismo ahora manifiesto del ex gobernador Alonso Reyes no solo mete ruido a la administración del actual mandatario Alejandro Tello Cristerna, sino que asoma sus intenciones de mantener el control político del estado, en donde dejó sembrado a sus seguidores en la 62 legislatura, en el Poder Judicial, en las presidencias municipales, organismos autónomos y en las delegaciones federales.

Con este acto Miguel Alonso Reyes rompe el pacto de no intromisión en la vida política del estado durante la administración de Alejandro Tello, quien pese al desgaste recibido hasta el momento, ha sido respetuoso de la administración pasada, acto que los zacatecanos no perdonan porque se dejó al gobierno en las peores condiciones económicas de la transición gubernamental.

Si Miguel Alonso Reyes rompe las formas y no le importa respetar al gobierno actual, ¿porqué habría que continuar protegiendo a la administración pasada, con el costo que ello ha implicado?

El presente escenario en Zacatecas anticipa días de inestabilidad política e incluso de confrontación, cuando apenas se presentan algunos indicios de estabilidad administrativa.






DANOS LIKE Y SIGUE LAS NOTICIAS DE PÓRTICO EN FACEBOOK

Volver