ReporteEspecial

VIDEO: Activistas en Aleppo se despiden en Twitter con temor de ser ejecutados por régimen sirio

SIRIA. Activistas atrapados en medio del conflicto en el este de Aleppo, dejaron desgarradores mensajes de despedida, luego de que trascendieran reportes de que el régimen pro-gobierno sirio está ejecutando a los civiles al interior de sus casas.

Entre ellos está Bana Alabed, la más popular de los activistas, una niña de 7 años quien con la ayuda de su madre Fatemah, documenta desde hace meses la desesperada situación en la ciudad siria.

Alguien sálveme suplica Bana Alabed al momento en que se escucha una detonación, durante uno de los ataques en la ciudad de Aleppo. Ayer Bana publicó uno de sus últimos mensajes, un testimonio alarmante de la cruda situación que se vive en la región siria en conflicto:

Bana1

 

 

 

 

 

 

Mi nombre es Bana, tengo 7 años. Le hablo al mundo desde el este de Aleppo. Este es mi último momento antes de vivir o morir.

Bana2

 

 

 

 

 

En uno de sus últimos mensajes en la red social Twitter, Bana Alabed informó que su padre resultó herido, en tanto su madre Fatemah tuiteó un mensaje final:

Bana3

 

 

 

 

 

 

Mensaje final: Estoy muy triste de que nadie en el mundo esté ayudándonos. Nadie está evacuándonos a mi hija y a mí. Adiós.

La oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas informó que las fuerzas pro-régimen en Siria están allanando las casas de los civiles y asesinándolos dentro. Incluyendo a mujeres y niños.

Otros activistas en redes sociales que se encuentran atrapados en esta región de Siria hicieron lo propio, y ante el temor de ser ejecutados por las fuerzas del régimen, publicaron desesperados mensajes en la red social para denunciar el genocidio del cual Naciones Unidas está alertando serán víctimas:

La situación para los civiles que permanecen en los barrios rebeldes de Aleppo es desesperante en especial desde las últimas horas, cuando el régimen de Bashar Al Assad está a poco de tomar el control total de la ciudad y los que quedan ahí adentro temen por sus vidas.

Volver