Conéctate

Código Político

La suma de los rompimientos

Publicado

en

  • Se rompen reglas pero no surgen nuevas
  • El “Monrealismo”  no debe perpetuarse, dice Tello
  • ¿Cuáles serán las consecuencias políticas?

Ricardo Monreal presenta libro1Por Juan Gómez

En Zacatecas como en otras entidades del país se han roto los paradigmas y las formas de hacer política, pero no han surgida otras que permitan los acuerdos y la conducción estatal con estabilidad y sobre todo, que generen confianza entre gobernantes y gobernados.

El rompimiento de las reglas en la convivencia política deja siempre secuelas lamentables entre sus actores, principalmente entre gobernadores y ex mandatarios.

En los últimos años hemos sido testigos de algunos rompimientos en los que, a pesar de la tirantez entre los políticos, no se había llegado a momentos de algidez como los que se avecinan en la entidad.

En la década de los 80’s fue público y notorio el enfrentamiento entre el entonces ideólogo cetemista Arturo Romo Gutiérrez y Genaro Borrego Estrada, un político que destacó en esa época por su relación con el grupo que se formó a la sombra del entonces Presidente Miguel de la Madrid Hurtado y después con Carlos Salinas de Gortari.

Romo Gutiérrez llegó a la gubernatura de Zacatecas de la mano del entonces sempiterno Fidel Velázquez Sánchez, pero no tuvo el apoyo de la Presidencia de la República ni en lo político ni en lo económico, pero tampoco mostró interés en el desarrollo del estado.

El ex mandatario formó un grupo político al que no pudo posicionar  en la transición gubernamental, pero que hoy sobrevive en la actual administración. Curiosamente cuando Romo decide incorporarse al movimiento perredista con Andrés Manuel López Obrador en la lucha por la Presidencia de la República, su grupo decide mantenerse en el PRI y ofrecer su lealtad al actual gobernador Miguel Alonso, en donde algunos ocupan posiciones administrativas y otros políticas o una diputación federal.

El sexenio de Ricardo Monreal Ávila es excepcional. Priista de toda la vida llega a la gubernatura bajo las siglas del PRD y una vez sentado en la silla del poder, controla al partido que le permitió gobernar. Impone a un dirigente y desplaza a los cuadros locales ofertando posiciones burocráticas a algunos de sus líderes históricos.

Monreal Ávila no pudo impone a su sucesor tampoco. La dirigencia nacional lo venció en la mesa de negociaciones y designó a la perredista Amalia García en la candidatura por Zacatecas, quien logra el triunfo en los comicios del 2004, con quien finalmente rompe al no llegar acuerdos para colocar a sus cuadros en la administración naciente.

En los entretelones políticos se dice que Monreal al único que logra “recomendar” en la naciente Secretaría de Turismo (iniciativa que se integra durante su administración) es al actual mandatario Miguel Alonso.

Con priistas y uno que otro perredista Monreal consolida un grupo que incrusta en el perredismo, pero la confrontación con Amalia García los obliga a migrar hacia el Partido del Trabajo.

Amalia García abrió la confrontación con Ricardo Monreal hasta que denunció “el boquete financiero” que le había dejado su antecesor, lo que desató la ira del fresnillense.

Los ex Secretarios de Finanzas, Guillermo Huizar y Patricia Salinas, se encargaron de defender las cuentas públicas y los estados financieros de la administración “monrealista”.

En la actualidad ambos ocupan puestos importantes en la administración de Miguel Alonso. Huizar es el Secretario de la Función Pública en tanto que Patricia Salinas encabeza la Secretaría de  Economía.

Finalmente la perredista Amalia García pierde la contienda electoral y entrega el gobierno a Miguel Alonso Reyes, quien logra la victoria registrado bajo las siglas del PRI, el Partido Verde Ecologista de México y el Partido Nueva Alianza (PANAL), pero antes había rechazado registrarse por el Partido del Trabajo, pese a que David Monreal Ávila (actual senador petista) había declinado su candidatura en su favor.

Sin embargo, cabe recordarlo, David se arrepiente y finalmente se registra por el PT en la lucha electoral por la gubernatura en el 2010, pero no tuvo éxito.

En la lectura de su discurso de toma de posesión el 12 de septiembre de 2010 el actual gobernador Miguel Alonso Reyes no solo rompe con su antecesora Amalia García, sino que ordena auditar e investigar la administración de la mandataria saliente, al tiempo que da indicaciones a su gabinete para verificar las cuentas y destino de los recursos gastados durante la administración perredista.

Alonso Reyes justificó ante el congreso estatal aquel día que “la sociedad zacatecana está agraviada por la insensibilidad, el abuso de poder, la indolencia, el nepotismo y la corrupción”.

Y agregó: “Rechazamos la práctica irresponsable de quienes consideran que los bienes públicos y el gobierno son de su propiedad. El ejercicio del poder público siempre es para servir”.

El entonces Contralor interno y actual Secretario de la Función Pública, Guillermo Huizar Carranza, se encargaría de abrir dicha investigación, pero sin lograr castigar a los presuntos implicados.

Hoy se abre un nuevo capítulo que protagoniza el ex gobernador Ricardo Monreal Ávila, quien en la presentación de su libro “Los Escuadrones de la Muerte en México” (ese fue el pretexto) abrió fuego contra el gobierno de Miguel Alonso, a causa de la pérdida de las elecciones en la que su hermano Saúl fue derrotado en Fresnillo, donde gobernaron por espacio de 15 años.

En el marco de la disputa por la plaza fresnillense el actual coordinador de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano en San Lázaro, anticipó que interpondrá una denuncia penal ante la PGR (Procuraduría General de la República) en contra del gobernador Alonso Reyes por presuntos hechos constitutivos de delito electoral.

En este escenario en declaraciones hechas a Pórtico On line el senador priista Alejandro Tello Cristerna afirmó que el “Monrealismo” no puede aferrarse y perpetuarse como grupo político para siempre en Fresnillo”.

El legislador zacatecano argumentó que “siempre he dicho que como en todo en la vida se nace, se crece y se muere y hay un movimiento “Monrealista” que tuvo un auge, que hizo cosas muy buenas para Zacatecas y otras quizá no tanto, pero la calificación la tiene la gente”.

¿Estará muerto el “Monrealismo” en Zacatecas y firmará su carta de defunción en el actual sexenio?

¿Cuáles serán las consecuencias políticas y electorales en el futuro inmediato?

Lo que es un hecho es que nuevamente se rompen las formas de convivencia política en Zacatecas.

Al tiempo

Soy Omar Reyes. Ingeniero y comunicador. Experto divulgador de las TIC's. Apasionado por la música y la ciencia. Sígueme en @PorticoOnline

Código Político

Código Político: Los nuevos alcaldes y la realidad

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez
Director general de Pórtico Online

Este 15 de septiembre los 58 presidentes municipales zacatecanos rindieron protesta en medio de un nuevo escenario político y social, en el que prevaleció el optimismo por la nueva etapa que se inicia, pero también acusaciones de corrupción.

La nueva geografía política municipal se conforma de la siguiente manera: El Partido Revolucionario Institucional gobernará 19 municipios; la coalición Por Zacatecas al Frente integrada por Acción Nacional, el PRD y Movimiento Ciudadano lo hará también en 19; en tanto que la coalición Juntos Haremos Historia de Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social (PES) lo hará en diez ayuntamientos, mientras que el Partido Verde en cuatro y Nueva Alianza en cuatro también.

En este nuevo escenario regional el Partido del Trabajo gobernará en un municipio y el recién creado partido estatal PAZ para desarrollar Zacatecas también gobernará un ayuntamiento.

¿Cuál es la realidad que encontrarán los nuevos alcaldes zacatecanos?

Estimo que son tres los temas que deberán enfrentar los presidentes municipales del período 2018-2021 y que terminarán su mandato a la par del actual Ejecutivo del estado:

1.- Las finanzas municipales deterioradas e insuficientes

2.- Una creciente inseguridad

3.- La falta de oportunidades laborales.

En el primer rubro la gran mayoría de las presidencias municipales carecen de unas finanzas sanas, debido a varios factores pero en especial, a causa del crecimiento de su nómina, del desorden administrativo y la falta de recaudación municipal.

En este sentido por lo menos, ha dicho la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres Rodríguez, son diez los ayuntamientos que están en bancarrota financiera y dos que su crisis los ha llevado a la desestabilidad social: Villanueva y Trancoso.

La inseguridad en los municipios va acompañada de la insuficiencia de elementos policíacos preventivos y por ende faltos de capacitación y armamento, pero también de un creciente número de elementos del crimen organizado en la región, la gran mayoría jóvenes que son cooptados por estas bandas delincuenciales.

La presión de las células del crimen organizado en Zacatecas va desde la cooptación de elementos policíacos, hasta la demostración de poder de fuego y brutalidad en la ejecución de sus métodos criminales, para infundir miedo y temor entre la población y los gobiernos municipales y estatal.

Otro aspecto es la falta de oportunidades laborales para los jóvenes en los 58 municipios del estado, en donde a pesar de la propaganda gubernamental que promueve la generación de 16 mil empleos en dos años, es insuficiente para generar una planta industrial, comercial y de servicios que permitan un desarrollo armónico y sobre todo, el fortalecimiento de la economía doméstica.

Otro aspecto que se agrega a este panorama retador para cada uno de los nuevos presidentes municipales, es sin duda la expectativa política, la visión de cada uno de los alcaldes para transitar en el nuevo escenario nacional que encabezará el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a partir del uno de diciembre.

En la nueva relación con Zacatecas del próximo presidente en funciones hay dos personajes que serán torales: el coordinador de la bancada de Morena en el senado de la República, Ricardo Monreal Ávila y la senadora, Rocío Nahle García, próxima secretaria de Energía del gobierno federal.

En esta nueva conformación de expresiones políticas el senador Monreal lleva ventaja debido al trabajo político que ha hecho en el estado, en donde el municipio de Fresnillo que ya gobierna su hermano Saúl Monreal Ávila, es un aporte estratégico imprescindible.

Durante la toma de protesta del nuevo ayuntamiento fresnillense el gobernador Alejandro Tello convocó a la unidad de los zacatecanos.

Mi gobierno, dijo Tello Cristerna, ofrece al gobierno de Fresnillo ser receptivo, de puertas abiertas, gobernar sin distinción de banderas políticas.

Este mensaje de unidad lo llevó el gobernador a las sesiones solemnes de toma de protesta de los ayuntamientos en los que estuvo presente. El mensaje queda como parte del compromiso del respeto a la autonomía de los municipios pero sobre todo, abona a la no confrontación partidista.

En Guadalupe el presidente municipal Julio César Chávez Padilla mostró las armas que blandirá contra quienes llamó la mafia de la administración municipal que, de acuerdo a su discurso, se caracterizó por la corrupción y el saqueo de las finanzas públicas.

Chávez Padilla mostró desde la campaña electoral una confrontación que ralló en lo personal contra Enrique Guadalupe Flores Mendoza y, ahora al asumir el cargo de presidente municipal, refrenda el choque que seguramente, será un distintivo en el primer año de su administración, lo que lo distraería de su función de gobierno.

En Fresnillo Saúl, el tercero en gobernar bajo el sello Monreal Ávila, gobernará bajo la sombra de su hermano Ricardo si es que no logra destetarse del jefe de familia, pues si quiere aspirar a una carrera política sólida, tendrá que crecer con luz propia y madurez.

El caso de Ulises Mejía Haro es complicado. La sombra de su padre Antonio, candidato perdedor por la gubernatura con Miguel Alonso Reyes (2010-2016), meterá ruido a un presidente capitalino carente de experiencia en el sector público y político, con una idea más empresarial que social del quehacer municipal.

¿Quiénes de los nuevos alcaldes zacatecanos lograrán posicionar e impulsar sus carreras en la vida pública estatal?

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código político: El Segundo Informe y sus definiciones

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

El gobernador del estado Alejandro Tello Cristerna rindió su Segundo Informe de gobierno, en un escenario cien por ciento local que rompió con dos aspectos: regresar la comparecencia del Ejecutivo al congreso y cerrar su gobierno al ámbito doméstico.

La austeridad marcó el ambiente del informe gubernamental. No asistieron invitados especiales de otras entidades y menos aún, de la dirigencia nacional priista.

En otros informes gubernamentales asistía la dirigencia nacional del partido gobernante en el estado y además, el presidente de la República enviaba a un secretario de despacho como su representante, pero en esta ocasión se mandó a un subsecretario de Comunicaciones y Transportes.

También en otros años la asistencia de gobernadores de otras entidades federativas hacían acto de presencia, pero esta vez no arribó uno solo.

La ausencia de la dirigencia nacional priista es harto significativa. En el rito priista significaría no solo un alejamiento sino un desprendimiento de su lideresa, Claudia Ruiz Massieu.

Si el gobierno invitó a la dirigente y esta lo desdeñó o si acaso no fue invitada, ambas consideraciones son negativas para una administración de extracción priista.

Pero el alejamiento no solo correspondería a una dirigencia tricolor sino también a una presidencia de extracción priista, puesto que desde Los Pinos se envía a un representante de segundo nivel al informe, lo que se interpreta como un desdén por parte del presidente Enrique Peña Nieto, quien de esa manera no manifiesta ningún compromiso con el gobierno zacatecano.

Este escenario de alejamiento entre dirigencia nacional priista y presidencia de la Republica con un gobierno de extracción tricolor, podría llevar a un rompimiento del gobernador Tello Cristerna y a un mayor acercamiento con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. quien a partir del uno de diciembre entrará en funciones.

Pero el problema que tiene el mandatario estatal es la fortaleza política. Hasta el momento, a dos años de su quinquenio, no ha mostrado el control sobre el estado y menos aún, un mejoramiento de su imagen pública y de su interlocución social. Todo lo contrario.

Tello Cristerna no ha distinguido las diferencias entre la administración pública y el ejercicio del poder. Entre administrar y mandar; entre mandar y controlar para orientar la función pública y la trascendencia transquinquenal.
Sin embargo el gobernador Tello Cristerna se autodefine como un hombre de Estado. En el mensaje final de su Segundo Informe, especificó que “mi prioridad es Zacatecas y su gente, desde aquí extiendo mi mano sincera y declaro mi disposición para trabajar de forma articulada con el próximo gobierno federal”.

Lo anterior implica asumir su responsabilidad por el bienestar social, política, económica y cultural de sus gobernados, por encima de los intereses de su partido.

El gobernador zacatecano también marcó límites políticos y estableció una fuerte crítica para los morenistas: “Aquellos que durante décadas señalaron errores del sistema, hoy están obligados a hacer participar a Zacatecas de una verdadera justicia social, necesitamos el apoyo decidido del gobierno federal y de los legisladores, llegó el momento de demostrar con hechos”.

El argumento del Ejecutivo del estado es el siguiente: “somos un estado deficitario, cada año requerimos apoyos extraordinarios cercanos a los 2 mil millones de pesos para poder cumplir simplemente con el pago de nómina en salud y educación. Dijo que el desarrollo y crecimiento de Zacatecas está limitado por esta realidad.

Esta situación puede cambiar, solo si el próximo gobierno federal da a Zacatecas el trato que los zacatecanos merecemos, esperamos y exigimos, condicionó.

Por otro lado la crítica social ha hecho mella en el gobernador Tello Cristerna. En los últimos meses ésta ha arreciado en distintos ámbitos, sobre todo en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, particularmente por el tema de la inseguridad en el estado, pues más allá de la percepción, los datos del INEGI y del Semáforo Delictivo han colocado al estado entre los de mayor incidencia .

A pesar de lo anterior, Tello Cristerna apuntó en su informe que “pese a los complicados momentos que hemos vivido, Zacatecas está en el lugar número 27 de 32 estados en cuanto a incidencia delictiva”.

En este contexto el mandatario estatal señaló: me uno a las voces de los ciudadanos en decir no más a atentar contra la tranquilidad de la sociedad, no más lucrar con el dolor de las familias, basta del uso político de una situación de país que nos duele a todos, cualquier actor que señale sin actuar es parte del problema”.

Y de inmediato agregó: no más descalificaciones como propuesta, ya no más erigirnos en jueces y verdugos a la vez.

En los próximos días el gobernador hará cambios en distintas áreas de su equipo de trabajo, pero no se observa una nueva estrategia que aminore la crítica social y mediática de la que es objeto a dos años de su administración.

El problema que tiene es que a partir del uno de diciembre el gobierno morenista tomará las riendas del país y de los estados a través de su estructura político-burocrática y el de Zacatecas será de los primeros rebasados, sobre todo si consideramos que los principales municipios están en manos de Morena, empezando por la capital del estado.

No hay mucho tiempo para tomar decisiones y definiciones.

Al tiempo.

Seguir leyendo

Código Político

Código Político: Rocío Nahle y la política energética

Redacción

Publicado

en

Por Juan Gómez (@juangomezac)
Director general de Pórtico Online

Invitada por la Unidad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas (su alma mater de la que es Generación 1981-1986) para dictar una conferencia magistral, la senadora Rocío Nahle García, puso de manifiesto la nueva visión en la política energética de nuestro país para los próximos seis años.

Abordó distintos temas que van desde la pérdida de soberanía en energéticos hasta la recomposición de los precios de la gasolina y energía eléctrica, la construcción de nuevas refinerías, la generación de oportunidades para los jóvenes y la geopolítica de los hidrocarburos en nuestro mundo globalizado.

En los últimos tres sexenios la política en hidrocarburos ha sido errática en nuestro país, pues desde el sexenio de José López Portillo cuando se petrolizó la economía y que se anunció el fallido proyecto de la generación de gas mediante el ducto Cactus-Reynosa, la política energética no se ha reorientado con una visión de estado, sino solamente se han aplicado criterios de corto plazo y pésimamente fundamentados.

Las administraciones presidenciales cifraron una gran expectativa en el precio del barril de crudo mexicano en el exterior, lo que permitió una bonanza sexenal en la presidencia de Vicente Fox Quezada, recursos que fueron gastados políticamente pero que nunca llegaron con suficiencia para incentivar a las refinerías y mucho menos para construir más.

Las críticas y los análisis de los expertos sobre la creciente dependencia del exterior en materia de abasto del energético, de nada sirvieron. El argumento simplista y facilón, pero irresponsable, fue que era más barato importar gas y gasolina del exterior.

Las consecuencias de esa visión presidencial y de la toma de decisiones de los últimos sexenios que solo favorecieron al capital extranjero, han colocado al país en una grave dependencia que vulnera su seguridad nacional.

En ese contexto la futura secretaria de Energía señaló que “Hoy nuestro sistema nacional de refinación está subutilizado, está al 40 por ciento. Estamos importando el 80 por ciento de las gasolinas. Si hoy nos cerraran la llave de Estados Unidos, tendríamos severos problemas; no tenemos almacenamiento ni para dos días.”

Esa es la dimensión de la gravedad que tenemos los mexicanos por haber dejado no solo de producir, sino de planear nuestro desarrollo energético en el contexto internacional.

Es paradógico que seamos un país productor de petróleo a escala mundial, pero que en la práctica seamos casi 100 por ciento dependiente de la gasolina refinada del exterior, producto energético estratégico para el desarrollo de México y para generar estabilidad.

Es por ello que la conferencista señaló que “hoy tenemos en el sector energético una grave dependencia, por seguridad nacional un país petrolero debe de planear para ser autosuficiente. Las últimas generaciones que han administrado a este país se han perdido”.

Cuidadosa en el lenguaje utilizado en el atril de donde dictó su conferencia invitada por la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas y en el marco de Las Jornadas de Ciencias Químicas, Nahle García evitó hacer una referencia directa al actual presidente en funciones, Enrique Peña Nieto.

No cuestionó tampoco a la Reforma Energética del actual régimen presidencial que está declinando en su sexenio, pero aportó datos reveladores de la preocupante situación de vulnerabilidad de nuestra seguridad nacional en materia energética.

A pesar de ello el próximo régimen de Andrés Manuel López Obrador no va a cancelar de inmediato la mencionada Reforma Energética, porque generaría un problema mayor, por lo que se le dará dos años de gracia para observar su comportamiento, “a ver hasta dónde da”, dijo la conferencista.

Sin embargo sí dejó entrever la inequidad en el mercado libre y el rigor fiscal para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Pemex, pero en donde prevalece el favoritismo para las corporaciones trasnacionales.

Lo primero que vamos a hacer, dijo Rocío Nahle, es frenar la caída de la producción petrolera. Viene un declive. “Cuando se aprobó la Reforma Energética en el 2013 nos dijeron que para el 2018 íbamos a producir 3 millones de barriles diarios. En ese momento producíamos 2,400 000 barriles diarios. Hoy estamos en un millón 800 mil barriles diarios”.

Rocío Nahle García fue enviada por la Unidad de Ciencias Químicas de la UAZ a realizar sus prácticas a las plantas de Pemex en Pajaritos y después a Cangrejera en el estado de Veracruz hace aproximadamente 30 años. Ya no regresó a Zacatecas. Se especializó como ingeniera petroquímica en el sector paraestatal principalmente.

En los últimos años incursionó en la política en Coatzacoalcos, Veracruz, en donde fue electa diputada local y en las elecciones del 2015 participó por el Distrito 11 del estado de Veracruz en el proceso comicial federal. En la pasada LXIII legislatura fue la coordinadora de los diputados de Morena en San Lázaro y una pieza importante en la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

La actual senadora es originaria de Río Grande, Zacatecas pero con raíces árabes, concretamente del pueblo libanés de Nabathie, de donde emigró su abuelo Luis Nahle Fakih en 1906, de acuerdo al relato detallado que hace su hermano, Arturo Nahle García, actual magistrado del Poder Judicial zacatecano, ex procurador y ex secretario general de Gobierno en el estado, en el artículo De Líbano a Zacatecas: la otra migración y compilado en su libro Relatos, retratos, retazos (Taberna Libraría Editores, 2011).

“No nos vamos a aislar” dijo Rocío Nahle García al referirse al contexto mundial y globalizador de la política petrolera mexicana, y seguramente, que tampoco se aislará de su tierra y de la fuerte influencia que ya tiene en el estado, por la posición que ocupará y por la confianza que en ella deposita el actual presidente electo y próximo presidente de la república a partir del 1 de diciembre de 2018.

Al tiempo.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Publicidad

Lo más visto