Política

Cultura machista obliga a Vázquez Mota a proyectarse con atributos masculinos.

Debido a la cultura machista que aún prevalece en México entre un amplio sector de la población, la candidata presidencial por el Partido Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota, ha tenido que proyectar una imagen con atributos que en dicha cultura son atribuidos a los hombres, a fin de ganar el respeto y credibilidad de mujeres y hombres con esta forma de pensar.

Lo anterior lo manifiesta en uno de sus spots de campaña, donde precisa “yo voy a ser una presidenta con falda, pero eso sí, con muchos pantalones”.

María Elena Álvarez Bernal, secretaria ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, explica el hecho como sigue:

“La sociedad (machista) sabe que el hombres es el fuerte, el que toma las decisiones, el que no se deja, el que se impone, entonces toda las mujeres creen esto, y los hombres están convencidos de que así debe ser ellos.

Josefina no puede cambiar la cultura de un día para otro, ¿cómo hacerles ver a las mujeres campesinas, obreras, a las de clase media, a las que no pertenecen a grupos feministas que si votan por ella no van a perder, que no va a ser una mujer sin fuerza, que no tenga poder de decisión?

La fuerza se la han visto culturalmente a los pantalones, en este contexto es justificable y explicable que Josefina diga eso, – si todas las mujeres creen todavía que solo el hombre tiene fuerza, pues yo les quiero demostrar que tengo tanta fuerza como ellos, –  eso es lo que quiere decir con me pongo los pantalones.”

María Elena Álvarez Bernal, explica que la cultura machista es aquella por la que se ha educado a hombres y mujeres para la complacencia del hombre, hecho que deja sin empoderamiento o poder de decisión y autoridad a las mujeres.

De acuerdo con Álvarez Bernal la cultura machista se lleva a todos los ámbitos de la vida de una persona y los puestos de decisión no son la excepción.

“Cuando una mujer llega a cargos de poder sola, no está empoderada, entonces se empiezan a dejar dominar, no es maldad, no son por naturaleza dejadas, así les enseñaron, a obedecer desde pequeñas y eso mismo se lleva al poder. Entonces si todos sus compañeros son hombres, instintivamente empieza a actuar sometida – los tengo que complacer si no me hacen la vida imposible – ¿cómo fortalecer a esa mujer? esa es la función de los órganos electorales.

Volver